Entretenimiento

Disney contrató a una actriz como modelo para crear a la Cenicienta y la ‘bella durmiente’: así era Helene Stanley

La intérprete actuó las escenas de los personajes para que los animadores luego las dibujaran, pero su trabajo ha pasado muchos años sin ser reconocido ni acreditado.

Helene Stanley encarnó a la Cenicienta y a la bella durmiente en las escenas de referencia que nunca salieron a la luz

Cuando Walt Disney Studios comenzó a hacer sus primeras películas animadas durante los años 30, los estudios decidieron contratar a actores más o menos famosos para que personificaran un determinado papel animado en vivo, con fondos inapreciables y algunos objetos de apoyo.

Tales escenas luego servían como referencia visual para los animadores. Los dibujantes retomaban las escenas grabadas y las animaban. Asimismo, se inspiraban en los rasgos faciales, movimientos y actitudes de los intérpretes para dar vida a los personajes de los largometrajes.

Durante décadas, esta práctica se volvió una costumbre en la empresa para la realización de sus filmes animados hasta que las técnicas se refinaron. Entre las caras reales detrás de los protagonistas de Disney que todos amamos, una de las más famosas es la de Helene Stanley.

La artista estadounidense tuvo una de las colaboraciones más prolíficas con la empresa. La estrella fue contratada como actriz modelo de acción en vivo en varias oportunidades. A continuación, te contamos su historia antes, durante y después de ser la princesa Disney en las sombras.

¿Quién era Helene Stanley?

Dolores Diane Freymouth, conocida por su pseudónimo Helene Stanley, nació el 17 de julio de 1929 en el estado de Indiana, Estados Unidos, como fruto del amor entre Michael y Gerty Freymouth.

Su carrera en Hollywood comenzó en 1942. Con su nombre real, debutó en la gran pantalla interpretando un papel en la famosa película dramática Girls Town.

Durante los años 1943 y 1945, consiguió roles en varias cintas para Universal Pictures. Asimismo, de acuerdo a Vanguardia, esporádicamente participaba en el grupo de baile The Jivin Jacks and Jills.

En el año 1946, cambió su nombre artístico y empezó a actuar en las producciones de MGM. Su trabajo más famoso durante esta época fue en la película La jungla de asfalto (1950).

Helene Stanley se convierte en la Cenicienta para Disney

Alrededor de 1948, Stanley comenzó a trabajar con Disney. La actriz fue contratada por primera vez para “interpretar” a Cenicienta (y su hermanastra Anastasia) en la película animada homónima.

En aquel entonces, la casa del ratón tenía un presupuesto apretado para la realización de la famosa cinta basada en el cuento de Charles Perrault debido a los estragos ocasionados por la guerra.

Debido a esto, armaron un pequeño set con algunos accesorios y buscaron a estrellas para actuar toda la historia. Luego, la filmaron en un estudio de sonido y las escenas finales fueron dibujadas.

Helene brilló como protagonista de las imágenes de acción real de referencia, aunque sus escenas nunca vieron la luz. Así es que después del estreno de Cenicienta en 1950, Disney volvió a requerir sus servicios.

La segunda vez la convocaron para que rodara las escenas de referencia visual para el clásico La bella durmiente (1959) en la piel de la inolvidable heroína, la princesa Aurora.

Algunos años después, volvió a hacer este trabajo en la película de 101 dálmatas de 1961. En esta producción, se encargó de filmar las secuencias de la protagonista Anita Radcliffe.

En los tres personajes principales para los que fungió como “modelo de live-action” se pueden apreciar fácilmente las delicadas facciones de Helene Stanley.

¿Qué pasó en la vida personal de Helene Stanley?

En enero de 1953, la histrionisa caminó al altar con Johnny Stompanato. No obstante, el matrimonio no prosperó. Se divorciaron dos años después.

Años después, volvió a encontrar el amor con David Niemetz, un médico de Beverly Hills. La intérprete se casó nuevamente con el doctor. Luego tuvo a su primer hijo David Niemetz Jr. en 1961.

Tras su segundo matrimonio, Stanley se retiró del mundo de la interpretación definitivamente. De hecho, su último personaje fue el de Anita Radcliffe en 101 dálmatas.

Años después de su renuncia a la actuación, el 27 de diciembre de 1990, la intérprete falleció en Los Ángeles. Las causas de su muerte no fueron develadas al público.

Ahora, la luminaria finalmente es recordada y reconocida por su importante colaboración detrás de algunas de las cintas animadas de Disney que han sido atesoradas de generación en generación.

Tags

Lo Último


Te recomendamos