Entretenimiento

Felipe Rojas y la evolución de Tomás en “Generación 98″: “Está aceptando su propio proceso”

El destacado actor se refirió a su personaje en la nocturna de Mega, así como a las temáticas que aborda y su pareja, también actriz del elenco.

Diseño en Canva

El actor Felipe Rojas, Tomás “Moco” Rodríguez en “Generación 98″, participó en un evento organizado por Té Lipton este jueves por la mañana, instancia donde aprovechó de referirse a su personaje en la nocturna de Mega, las temáticas un poco incómodas en la sociedad que aborda la producción dramática y su trabajo en la ficción junto a su pareja, la también actriz Daniela Ramírez.

La telenovela de autoría de Pablo Illanes ha marcado un hito por narrar la historia de un grupo de excompañeros de colegio que ser reúnen 25 años después de egresar. Pero muchos han cambiado y antiguas rencillas de juventud afloran en la vida adulta. En ese sentido, el rol de Felipe Rojas se caracteriza por haber realizado mucho bullying en su etapa escolar y haber sido el “chistosito” del curso, pero en estos dias enfrenta otro tipo de problemas.

Una de las primeras escenas de la teleserie que llamó mucho la atención fue cuando Hernán “Chico” Olmedo, quien sufrió mucho acoso escolar hace años, invita a los excompañeros a su casa y Tomás llega destruido pues su esposa lo acaba de dejar por una mujer. Olmedo (Gabriel Cañas) se burla del “Moco”, tal vez en venganza por los malos tratos del pasado, y se enfrentan a golpes, incluso dentro del agua de la psicina. “Desde ahí marca un inicio hacia la evolución del personaje. Creo que el conflicto de Tomás está muy marcado desde el principio hacia delante. Fue muy drástico en su inicio”, asegura el intérprete en conversación con Publimetro.

Captura de video

Respecto de cómo prepararon la difícil actuación, Rojas señala que “la escena de la piscina con Gabriel Cañas nos pusimos de acuerdo antes. Empezamos a ver unos videos de cómo podía ser agarrarnos, tirarnos por debajo del agua. (Fue) con harto cuidado, porque son escenas un poco fuertes. Son difíciles, de una carga bien mala onda, (pero) fue como abracémonos”.

Sabemos que nos queremos detrás de cámara, entonces seamos pesados nomás y tirémonos toda la mierda que hay que tirarse. Actuando y jugando, pero con la conciencia que atrás de la cámara hay mucho cariño y mucho respeto del uno del otro”, sincera el actor.

Sobre la evolución de su personaje, si es que logra perdonar a su mujer por haberse ido con otra, asegura que no sabe cómo será la transformación, pero espera que sí la haya.

Vida personal vs. juego actoral en “Generación 98″

“Ojalá que sí porque están pasando ciertas cosas que indican que está a su manera tratando de entender y aceptar su propio proceso y las cosas que están pasando alrededor. Yo creo que Gabriel, su hijo, es su cable a tierra. Así que ojalá por ahí vaya encontrando luces para poder empezar a solucionar sus cosas, pero ojalá no tan rápido porque se nos acaban los conflictos” bromea Felipe Rojas.

Acreca de trabajar con su pareja, Daniela Ramírez (Martita en la ficción, no muy cercana a Tomas), es enfático: “creo que son cosas súper distintas, se separan las cosas ahí. Uno es la vida personal y lo otro el juego actoral, así que en ese sentido está todo bien. Hay que hacer lo que se tiene que hacer no más”.

“Generación 98″ también ha llamado la atención por presentar temáticas un tanto incómodas en la sociedad, como el bullying (normalizado en generaciones anteriores, pero fustigado actualmente) y las disidencias sexuales, dado que Paula (Josefina Montané) abandona a Tomás por iniciar una relación con Constanza (Luz Valdivieso).

“Creo que está súper bien que por parte de la ficciones haya una lectura y una visión de lo que está pasando actualmente en la sociedad. Ojalá los temas los traten con respeto y con cuidado para poder dar una opinión y se pueda conversar al respecto”, argumenta el actor.

En este sentido, Rojas asegura que hoy televisión es distinta, que ha cambiado para mejor en el trabajo de todos los equipos en producción dramáticas.

“También pasa que hay una forma y una manera muy distinta de hacer televisión y se nota mucho en la gente detrás de cámara. Creo que eso también es muy sano porque una cosa es retratar una cosa para afuera y pero también hay una evolución tremenda en los equipos de trabajo. Que se trabaje con mucho respeto, creo que eso nos ayuda mucho a todos en todas las áreas”, sentenció.

Tags

Lo Último


Te recomendamos