Entretenimiento

La extraña razón por la que los hijos del príncipe William y Kate no pueden sentarse a comer con ellos

Los príncipes de Gales se han encargado de que sus hijos sean dignos representantes.

Príncipe William / Kate Middleton

Para nadie es un secreto los protocolos que deben mantener los miembros de las distintas realezas para continuar con el legado que dejaron sus ancestros y marcar diferencia frente a los plebeyos, por lo que el príncipe William y Kate Middleton no escapan de ellos. Lo que muchos no imaginaban era que incluso las mantienen desde la intimidad familiar.

Si bien, los príncipes de Gales se han convertido en una pareja digna de admirar para sus seguidores, pese a los escándalos que han tenido que enfrentar, ellos se han mantenido a flote sacando adelante el legado el cual le cederán en un futuro a sus hijos: el príncipe George, la princesa Charlote y el príncipe Louis.

Kate y Wlliam se han encargado de darle a sus hijos la mejor educación basada en la diplomacia que deben mantener al ser miembros reales y aunque no siempre logran cumplir con ellos, por ser niños, ahora un chef de la royal family ha develado un frío comportamiento con el que deben cumplir los futuros reyes de Inglaterra.

La razón por la que los hijos de William y Kate nno pueden comer con sus padres

Ha diferencia de la mayoría de las familias donde los padres se sientan con sus hijos al momento de la comida, a los pequeños de Kate Middleton y el príncipe William no se les permite sentarse con ellos durante las vacaciones y las cenas oficiales por una razón interesante.

“No se les permite sentarse con los adultos hasta que hayan aprendido el arte de la conversación educada”, reveló el ex chef real Darren McGrady a Harper’s Bazaar, según el Mirror.

Incluso durante la Navidad los hermanos deben comer con sus niñeras en la guardería hasta que alcancen la mayoría de edad para estar presentables durante los asuntos públicos de estado.

“Los niños siempre comían en la guardería hasta que tenían la edad suficiente para comportarse adecuadamente en la mesa del comedor”, explicó McGrady.

El hombre trabajó para la difunta reina Isabel II durante unos 15 años y anteriormente sirvió todo sobre las comidas que solía comer a diario.

McGrady ha revelado algunos detalles de la casa real como la comida favorita de la difunta monarca a quien le encantaba comer sándwiches de mermelada durante la hora del té.

“A la reina le servían centavos de mermelada en la guardería cuando era niña. Ella los ha tomado para el té de la tarde desde entonces”, dijo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos