Entretenimiento

Junior Playboy es el primer confirmado de “Tierra Brava”: “Soy el mejor chico reality de la historia”

“Si hoy estoy de vuelta es porque el pueblo de Chile se manifestó”, dijo.

Junior Playboy

Hace 12 años, el reality “40 ó 20″ vio nacer televisivamente a un joven que afirmaba ser un imán de mujeres. Así fue como José Luis Concha, apodado “Junior Playboy”, se convirtió de la noche a la mañana en un personaje de la televisión, repitiéndose posteriormente el plato en otros realities como “Pareja Perfecta” (2013) y “Amor a prueba” (2015).

“Soy el tercer hombre más encachado, sólo me ganan Dios y Jesús. Soy un conquistador innato, es mi PH el que las atrae, y donde pongo el ojo, pongo la bala, y esa chica va por mí”, asegura, confiado y entre risas, el chico reality.

Y a 8 años de su última participación en un reality, Junior se convierte en el primer confirmado de “Tierra Brava”, donde un grupo de famosos chilenos y extranjeros deberá convivir durante algunos meses trabajando el campo y aislados del mundo exterior, donde a través de la competencia y de sus propias estrategias y decisiones, se definirá quiénes disfrutarán de las comodidades y quiénes deberán padecer un período en condiciones inhóspitas.

Según el mismo Junior afirma, mucho ha cambiado en él en este tiempo, como su nuevo look de cabello rubio y largo lo delata. “Mi look es de Thor o de vikingo medieval porque estoy conectado con la naturaleza. Siento que vengo guiado, porque no puede ser casualidad que me haya conectado tanto con la naturaleza todos estos años, y justo me invitan a un reality de estas características. He estado andando a caballo, conectándome con el lado natural, tengo comunicación con muchos animales, como los pájaros y los colibríes. Como Gokú, me fui a entrenar al Cajón del Maipo, estuve acampando y viendo cómo sobrevivir, y me di cuenta de que puedo estar perfectamente un año con dos kilos de arroz”, revela Junior.

Estas experiencias, dice, le han dado una sabiduría superior que mostrará en el programa. “Vengo a mostrar lo que estuve haciendo todo este tiempo, en qué me he convertido. Soy más que un hombre común y corriente: aquí hay conocimiento, sabiduría, entrega, locura. Genios habemos pocos, y soy uno de ellos. Steven Spielberg está dentro de mi cuerpo en este momento, aquí hay mucha creatividad”, asegura.

Asimismo, tiene claro que el público lo ha echado de menos en los realities. “Soy el mejor chico reality de la historia, si hoy estoy de vuelta es porque el pueblo de Chile se manifestó. La gente me pedía que volviera en mis redes sociales, y vuelvo a un equipo que fue el primero que me abrió las puertas y que creyó en Junior. Es como volver a la familia”, indica.

Este nuevo Junior, ya a sus 40 años, se encontrará con un nuevo tipo de reality, ya que todos los anteriores en los que estuvo eran de pareja. “Esto va a ser totalmente ajeno para mí, pero en la vida es importante atreverse a hacer cosas distintas, con exigencia. Todos los realities en la Tierra van a ser normales, el problema es cuando toque hacer uno en otro planeta, con los hermanos mayores y las marcianas. Ese es el contacto que quiero hacer allá en el encierro, ver los extraterrestres que veo acá, esa conexión mística, que son poderes que tengo yo y que no me gusta mucho dar a conocer porque la gente se asusta un poco”, asegura.

Su mayor objetivo, eso sí, será proyectarse en el extranjero. “Vengo con ganas de tener una carrera internacional. Tengo una enfermedad que no me deja dormir ni quedarme quieto, tengo que estar activo, y a los que estén durmiendo voy a tener que pincharlos y activarlos, entonces llego y les pongo mi espada de Thor para despertarlos y activarlos”, sostiene.

Y, como es de esperarse, no descarta volver a encontrar el amor en el encierro. “Vengo soltero y abierto a nuevas experiencias. Me gusta más el encierro que la vida real porque en un reality la víctima jamás se me va a arrancar. En este programa voy a tener ojos de águila, lo veo todo a distancia y no dejo que se me vaya la presa”, insiste.

Tags

Lo Último


Te recomendamos