Entretenimiento

Jordi Castell adoptó perra que fue víctima de los incendios en la región de Valparaíso: “Ya le compré un collar de perlas”

El rostro de TV+ está al cuidado de “Rocío Jurado”, la can que rescató desde la Fundación Salvando Huellas. “Estaba en condiciones atroces”, contó.

El fotógrafo adoptó a Rocío Jurado, una can que fue víctima en los pasados incendios de la región de Valparaíso.

Jordi Castell dio nuevas muestras de su reconocido cariño por los animales tras adoptar, hace algunas semanas, a una nueva can, pero no a cualquiera, ya que la que llegó a su hogar fue una de las tantas perras víctimas de los recientes incendios de la región de Valparaíso.

El fotógrafo incluso la bautizó con el nombre de una de las figuras más relevantes en su vida: la cantante y actriz española Rocío Jurado, una “de las diosas que ha regido mi vida”.

El compromiso de Jordi Castell

“Desde ‘Salvando Huellas’ (fundación que la rescató) me hablaron de esta perrita que estaba en condiciones atroces, pero no quise encariñarme, no tenía certeza de lo que iba a pasar. El lunes 26 de febrero, ya en Viña del Mar, pasé a una clínica veterinaria en Concón donde había animales rescatados. Fui con el corazón abierto a no sé qué, pero tampoco tenía certeza de lo que me iba a pasar, ya que tengo cuatro animales y corazón de abuelita”, reconoció en lun.com.

“Después pensé ‘ella merece tener una vida de reina’, además era muy amable con los gatos. Yo tengo dos gatas y una es ciega. Mis dos perros no me preocupaban, son súper sociables. Mi pololo también tiene uno”, agregó Castell, quien reconoce tener una especial conexión con el animal.

“Estamos súper conectados, hemos hecho híper apego por estos días. Si bien no tengo tantos conocimientos de etología, me cuesta bien poco comunicarme con los animales. La pobre está pelada, se le cayó el pelo producto de las alergias y quemaduras, pero cuando la vi tan dócil, dulce y contenta dije ‘esta niñita va a ser mía’. La vida me está poniendo desafíos, quizás es hora de que cambie el rumbo, de pensar en otras cosas si ya somos seis seres vivos”, sinceró el mediático, un verdadero amante de los animales.

El fotógrafo se hizo cargo del cuidado de una perra que fue víctima de los pasados incendios de la región de Valparaíso.

“Siempre ando recogiendo animales y les busco casa, encargándome de que tengan una nueva oportunidad, porque hay tan poca educación con la tenencia responsable. En mi familia siempre me criaron con esa conciencia”, agrega Jordi, quien ni siquiera ha evaluado la opción de dejar su departamento por el alto número de mascotas que ha adoptado.

“Vivo en un departamento grandote y además los perros tienen un paseador que viene diariamente dos veces al día para llevarlos al parque y que jueguen con sus amigos del barrio. También salen conmigo. Cuando no estoy se queda una persona cuidando a las gatas. Tengo una red de apoyo que funciona”, aclara.

La esperanza de Jordi Castell

“Igual estoy pensando hacer cosas, no he decidido nada, porque mi prioridad es que esta niñita se recupere. La doctora de cabecera que tengo, que ve a los cuatro animales, ya le está haciendo reiki a distancia porque tiene que recuperar sus emociones, hay que imaginarse el nivel de trauma. Esta especialista se ha encargado de estabilizar a mis animales desde el día uno, ya que todos fueron recogidos en condiciones súper adversas”, resume el fotógrafo, esperanzado en conseguir la rehabilitación total de su amada Rocío.

“La recuperaremos, al igual que su pelo. La convertiremos en una señorita llena de cariño, que vive en una casa estable, con comida rica y hermanos. Ya verás que se convertirá en una verdadera Rocío Jurado. Ese nombre se me vino inmediatamente a la cabeza, una de las diosas que ha regido mi vida, el nombre no es porque sí. Por suerte le ha bajado un poquito la temperatura de la piel, la tenía muy irritada, entonces el diagnóstico era bien feroz, fue una de las razones de porqué quise quedarme con ella, necesitará de muchos cuidados y tratamientos”, puntualiza.

“Es harta pega, no será fácil, pero es lo que más me gusta, así de rayado estoy. Ella muy pronto se va a recuperar, si no le sale pelo me encargaré de hacerle peinados para que su autoestima no se vea menoscabada, ya le compré un collar de perlas en el mall chino”, confesó.

“Que esté viva es un milagro, recuperada, sin estar aterrada y esos miedos que paralizan a los animales se le quitaron rápido. está sintiendo la normalidad, entendiendo que la gente que está con ella no la maltratará. Ya fuimos a una cafetería donde se comió un jamón de pavo. Al parecer, mi delirio por darle calidad de vida a los animales está más vivo que nunca”, finalizó.

Tags

Lo Último


Te recomendamos