Presentado por:Mutual

Mutual
Esfuerzo Pyme

Emprendedores pampinos quieren poner en el mapa turístico a María Elena

La Asociación de Guías Turísticos de la localidad se organizaron y gestionaron la asesoría para sacar adelante su emprendimiento. Apoyados por la Fundación Rondó, junto con diseñar dos circuitos turísticos que entregan una visión completa del esplendor de la época del salitre en la zona, lograron el Sello Q de calidad que entrega Sernatur.

María Elena y sus alrededores tienen remembranzas que hablan de sacrificio y de un de inusitado esplendor producto de la riqueza salitrera. Historias y anécdotas que muy bien conocen y que quieren contar Víctor Loyola, Brayhan Milla, Abigail Ferreira, Christian Morales, Carla Araya, Songel Aracena y Gustavo Araya.

María Elena tiene un potencial turístico enorme por su patrimonio ligado a la historia del salitre que es muy atractivo y está poco difundido”, asegura Víctor Loyola, uno de los miembros de la asociación de guías turísticos de María Elena a Esfuerzo Pyme y Publimetro.

Esta comunidad, situada en la Región de Antofagasta en la Provincia de Tocopilla, junto con ser la única oficina salitrera en pleno funcionamiento en el país conserva en sus edificaciones, calles y alrededores recuerdos de un período dorado de Chile, conocido como la Época del Salitre.

Cada uno de los miembros de la Asociación de Guías Turísticos de María Elena tiene la convicción que su localidad tiene un potencial que atraerá a mucha gente.

Remembranzas que hablan de sacrificio y de un de inusitado esplendor producto de la riqueza salitrera. Historias y anécdotas que muy bien conocen y que quieren contar Víctor Loyola, Brayhan Milla, Abigail Ferreira, Christian Morales, Carla Araya, Songel Aracena y Gustavo Araya.

Ellos forman la Asociación de Guías turísticos de María Elena con la que Fundación Rondó trabajó durante seis meses, apoyados por Enel como socio estratégico, en el diseño de dos circuitos turísticos como también en el proceso de certificación de sus miembros como guías, tras el cual lograron el Sello Q de Calidad Turística.

“Nosotros antes de que llegara la oportunidad ya habíamos trabajado en un estudio de rutas, eso sí, no con una línea temática clara. Con este reforzamiento nos permitió mejorar ese aspecto y las rutas. Definir bien qué mostrar y cómo hacerlo”, continúa Loyola, quien es operador turístico y llegó en 1996 a vivir a la comuna y cree que tiene el potencial “para convertirlo en un nuevo San Pedro. El objetivo es que las salitreras salgan al mundo y que es parte fundamental de la historia de Chile. Es patrimonio vivo y ese es el desafío que tenemos”, precisa.

Entre las rutas está un paseo en bicicleta por la ex oficina salitrera Francisco Vergara y el casco histórico de María Elena, pasando por el Museo del Salitre.

“Enel está desarrollando dos proyectos de plantas fotovoltaicas cercanas a María Elena, nos convertimos así en vecinos de esta comunidad. En estos casos, como política de sostenibilidad siempre elaboramos un plan de valor compartido para trabajar con las comunidades. Fue en este contexto que nos enteramos de esta iniciativa y nos sumamos apoyando en acciones que entregara las habilidades necesarias a estas personas para poner en valor el territorio. Nos reunimos con ellos, junto a la Fundación Rondó, para saber qué necesitaban, y ellos tenían bastante claro qué era: profesionalizar lo que hacían”, comenta Carmen Gloria de la Barra, especialista senior de sostenibilidad de Enel.

Desde el territorio

La ruta que se diseñó consiste en un recorrido por Río Loa con énfasis en la observación de flora y fauna, especialmente en la diversidad de especies de aves que hay en la zona. Luego, un recorrido en bicicleta por la ex Oficina Salitrera Francisco Vergara. Tras aquello, una visita al casco histórico de María Elena y al Museo del Salitre. Para finalizar, una visita al vagón del tren del salitre abandonado en medio del desierto pampino, el cual es considerado como un lugar único para observar estrellas. Toda esta ruta tiene una lógica de cercanía a la comuna de María Elena y a su patrimonio histórico.

Carla Araya Sánchez es una de las beneficiadas por esta experiencia. Vive hace 26 años en María Elena, y desde entonces, participa en diversas organizaciones sociales de la comuna con el objetivo de visibilizar esta histórica zona del país. Luego, empezó a adentrarse en el rubro del turismo y del patrimonio.

La historia de María Elena tiene pasajes que hablan de esfuerzo, sacrificio, riqueza y muchas leyendas.

“Realicé recorridos turísticos a la ex Oficina Salitrera de Pedro de Valdivia. Fueron visitas de colegios e instituciones, pero todo de manera informal. Con el resto de los colegas de la Asociación hace mucho tiempo que buscábamos una forma de profesionalizar las guías, y cuando se dio la posibilidad de poder certificarnos, no lo dudamos. Y lo que encuentro más valioso es que Rondó partió escuchándonos e hicimos un trabajo en conjunto para perfeccionar rutas, no llegaron imponiendo ideas, sino compartiendo”, cuenta Carla.

Esa es nuestra idea: trabajar desde los territorios. Escucharlos y armar así la propuesta de valor que más sentido les entregue. La de María Elena fue una experiencia enriquecedora donde pudimos desarrollar todo un trabajo que fue desde el diseño de las rutas, el perfeccionamiento que incluyó desde cursos de primeros auxilios, valoración de patrimonio hasta gobernanza interna de su institución”, comentó Macarena González, de Fundación Rondó.

Uno de los aspectos clave de este proceso de capacitación, evaluación y certificación con el Sello Q., fue el hecho de diseñar e implementar una ruta turística, en María Elena y sus cercanías, que fuese coherente con su legado histórico patrimonial y que también destacara la zona salitrera de la región de Antofagasta.

Pampinos

Christian Morales, quien es profesor de inglés del liceo de María Elena, tomó esta oportunidad sin pensarlo dos veces, pues dentro de sus intereses como mariaelenino está revitalizar la comuna dada su importancia histórica y patrimonial y lo olvidada que se encuentra. “Quiero que se les dé un lugar a las salitreras, a la importancia de la historia del país. Queremos rescatar eso tan trascendental que tuvieron la historia de Chile. La experiencia fue agotadora, pero valió totalmente la pena”, argumenta.

Songel Aracena, nacida y criada en María Elena, es faenera y actualmente trabaja en Cerro Dominador, una planta termo solar de la zona. Explica que esta oportunidad de formalizar el emprendimiento turístico con sus compañeros la tomo no solo para crecer como persona, sino también con el objetivo de traspasar identidad a las nuevas generaciones. Y su sueño es que a esta ruta turística “venga gente de todo el mundo. Que se transforme en un circuito turístico estable otro San Pedro”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos