Presentado por:Mutual

Mutual
Esfuerzo Pyme

The Pin Floyd, el emprendimiento de una amante de los pines

Marcela Contreras usó su primer 10% para emprender, para tener un ingreso paralelo a su trabajo y con algo que ama, los pines. Ahora sueña con poder comprar las máquinas necesarias para hacer sus propios modelos.

The Pin Floyd nació como negocio el 2020, con la pandemia. Marcela hizo uso del primer retiro del 10% para emprender, para tener algo más que su empleo.

Marcela Contreras se declara fanática de los pines. Desde niña los lucía con orgullo en la ropa, especialmente en su chaqueta. Misma forma que utiliza hoy para ofrecer el amplio catálogo de estos adornos que tiene en su emprendimiento @thepinfloyd.cl.

“Mi primer pin lo tuve a los 10 años. Hoy tengo 34 y todavía me encantan. Me emociono igual que antes cuando encuentro uno que no tengo o que es difícil de hallar. Es un accesorio que trasciende en el tiempo y posee mucho significado. Los coleccionistas de pines sabemos la importancia que tienen para darle una identidad a tu vestuario. Expresarte a través de este accesorio- joya”, explica a Esfuerzo Pyme y Publimetro.

El catálogo de pines es bien amplio, y Marcela quiere tener aún más variedad para los amantes de los pines. Entre los más vendidos están: los de la lucha social feminista, animalistas, caricaturas noventeras y de la cultura pop como cosas de culto, por ejemplo, vinilos, televisores antiguos, personajes de películas y algunas imágenes icónicas.

El impulso

The Pin Floyd nació como negocio el 2020, con la pandemia. Marcela hizo uso del primer retiro del 10% para emprender, para tener algo más que su empleo el que mantuvo con teletrabajo durante el tiempo del confinamiento. “Partí importando accesorios como llaveros, cajitas, estampillas y pines. Con el paso del tiempo me di cuenta de que lo que más me compraban era justamente pines y decidí dedicarme exclusivamente a eso”, cuenta.

Fue así como inició la búsqueda de proveedores que ofrecieran pines tanto de buena calidad y terminación como también variedad. “Yo compro con anticipación. Voy buscando pines y los que creo que más podrían venderse, los importo y cuando los tengo los ofrezco y vendo”, relata.

Una de las preocupaciones de Marcela al fundar @thepinfloyd.cl. es que la emoción vivida por un fanático al encontrar un pin que buscaba se mantenga en cómo se entrega y llegue hasta el momento que se lo coloca en su prenda.

Chaqueta y moto

Marcela tiene muy claro que sus pines deben ser mostrados en su ambiente natural: una chaqueta o prenda de vestir. Y así lo hace.

Cada vez que tiene una actividad de su grupo de motoqueras, bautizadas @vespaqueenschile y de la cual es cofundadora, “llego con mi chaqueta con los pines y los voy mostrando puestos, y así me he hecho conocida y a través del boca a boca llegan al Instagram de @thepinfloyd.cl, pero verlos en la chaqueta, puesto, es lo que más clientes atrae”, detalla.

- Entregas toda una experiencia al que compra un pin.

- Al que le gustan los pines sabe lo que significa encontrar uno que buscabas, comprarlo, recibirlo y ponérselo. Entregar y mantener esa emoción en cada venta es mi preocupación desde que armé esta pyme. Primero, con todo el proceso creativo del nombre y el logo, que los hice yo porque soy diseñadora, y luego, con todo lo que tiene que ver con la presentación del producto. Yo misma hice las etiquetas, las recorté y busqué la mejor manera de entregarlos.

- ¿Cómo fue ese proceso?

- De ensayo y error. No quería entregar el pin solo. Tuve que armar una forma de entregarlos que potenciara la experiencia de compra. Al final elegí unas etiquetas de cartón que diseñé e hice y con bolsitas de satín. Cuando compran más de seis hay un envoltorio especial. La idea es mantener esa emoción de encontrar un pin hasta que lo reciben y lo usan.

Lucirlos ella misma para mostrarlos cómo se ven en una chaqueta, ha sido la mejor manera de promocionar sus pines. Sus principales clientas y difusoras, sus amigas motoqueras de @vespaqueenschile.

- ¿Cuáles son los pines que más vendes?

- Principalmente los de la lucha social feminista, animalistas, de caricaturas noventeras como los de Nickelodeon y Cartoon Network y de la cultura pop como cosas de culto, por ejemplo, vinilos, televisores antiguos, personajes de películas y algunas imágenes icónicas.

Mirando el futuro

Marcela se siente feliz con los logros de su emprendimiento, incluso recuerda esa primera venta: un pin de Nickelodeon, de Arnold, y lo compraron desde Antofagasta. Como fue emprendedora se preocupó del envío y no se quedó tranquila hasta que la persona lo recibió.

A mí me encanta coleccionar pines, por lo mismo entiendo y me alegra mucho cuando a la gente se le ilumina la cara porque encuentra el que andaba buscando o que no sabía que existía o que lo tuvo cuando chica o halla cosas muy rebuscadas como, por ejemplo, el pin de la película Tomorrowland”, comenta.

Entre los planes de Marcela está comprarse las máquinas necesarias para elaborar y diseñar sus propios pines. Por mientras tiene una lista de más de 200 modelos a la venta.

- ¿Qué planes tienes para @thepinfloyd.cl?

- Me encantaría comprar las máquinas para poder elaborar mis pines, ese es un sueño. También crecer, tener más variedad y ser una alternativa para toda aquella gente que busca un pin específico. En estos momentos tengo más de 200 modelos y quiero poder llegar a la mayor cantidad de personas fanáticas de los pines.

- Finalmente, ¿algún problema con el nombre es muy parecido a Pink Floyd?

- Para nada, no me han pillado todavía, es parecido al caso de Miel Gibson, pero acá no ocupé foto.

Tags

Lo Último


Te recomendamos