Estilo de Vida

Los panoramas de la Región de O’Higgins: Adrenalina, glaciar, vinos y escapadas familiares

La mejor forma de disfrutar este verano a menos de 2 horas de la capital

Sorpresa fue la emoción que acompañó el recorrido durante cuatro días por la Región de O’Higgins, donde cuesta creer que sin ir muy lejos se pueden vivir experiencias memorables. “Queremos transmitirles a las personas lo que ofrece O’Higgins, donde lo natural es venir. Invitarlas para que nos visiten con respeto; resguardando el cuidado de nuestro entorno. Que se sorprendan y disfruten con las diversas ofertas y atractivos naturales que ofrece nuestro territorio”, indicó Josefina Sáez, directora regional de Sernatur O’Higgins.

Una hora y media de trayecto, 120 kilómetros hacen olvidar la multitud de la ciudad, el ruido y la contaminación. La primera parada es en la Reserva Natural Tipaume en Rengo, para disfrutar de la naturaleza y empezar a perder la noción del tiempo. Pablo Silva, guía de Rengo On Tour da la bienvenida, indicaciones de seguridad y encamina un trekking de 45 minutos por Tres Chorrillos. “La actividad cuenta con una parte en modo anfibio posterior a la caminata, para luego utilizar las cuerdas y empezar el descenso” explica Silva.

Tal como indica el nombre del lugar, tres son las cascadas por las cuales se hace el descenso con cuerdas, barranquismo o canyoning. La adrenalina y el sentido de sobrevivencia hacen disfrutar una actividad que tiene una duración cercana a las seis horas. Un salto de confianza de cinco metros al agua para internarse en el cañón inicia la aventura, donde el ánimo grupal y apoyo de los guías rompen las barreras físicas y mentales para completar y disfrutar la actividad.

La precordillera de Alto Cachapoal cambia en minutos la adrenalina por la calma al recorrer sus diferentes viñedos. Según la selección de los “100 mejores vinos de Chile” del crítico James Suckling, el 41% de la selección vitivinícola pertenece a la Región de O’Higgins.

Viña Valle Secreto se encuentra en Pelequén, es una viña boutique por la cantidad de producción anual. Alejandra Vallejo, la Enóloga Jefe, señala que “no sólo somos boutique por el tamaño sino que también porque todo se hace de manera manual, para involucrarnos en todo el proceso del vino”.

Las características del suelo de Alto Cachapoal presentan “un montón” de piedras aluviales, de las cuales Alejandra Vallejo decidió innovar y crear huevos de cemento con materia prima que se encontraba en el viñedo a pies de la Cordillera de los Andes, así nació la línea Origen. “Hay muchas cosas por hacer estando al lado de Santiago, puedes decidir volver a tu casa luego de estar en una región con muchas riquezas”, destaca Vallejo.

Campos de hielo sin ir a la Patagonia

¿Y seguimos en la zona central? Es la pregunta que la mayoría de las personas hace a los guías de Glaciares de Colchagua. Después de recorrer cerca de una hora y media la ruta desde San Fernando a la Cordillera, se llega al sector Los Maitenes donde los guías asisten con el equipamiento: casco, bastones, polainas y los crampones que se utilizaran en la caminata sobre el glaciar.

El gerente de operaciones de Glaciares de Colchagua, Roberto Franck Tagle destaca que “es un paisaje que no esperan encontrar tan cerca de Santiago, las formaciones graníticas y los hielos evocan la Patagonia pero con cercanía y clima de la zona central”.

Hace dos años que entró en funcionamiento este proyecto donde se puede explorar uno de los glaciares de mayor tamaño en Chile, solo superado por los Campos de Hielo Norte y Sur de la Patagonia. El recorrido por el glaciar Universidad o Resurrección produce un contraste entre la zona arenosa de la ribera sur del río San José, las piedras desprendidas de las montañas y el hielo milenario.

“Queremos poner en valor la cordillera de Colchagua pero de una manera sustentable, controlada y que permita conocer el Valle del Tinguiririca”, acota Franck, quien hace referencia a la capacidad de carga que tienen estos lugares, el acceso guiado y restringido que se hace a la zona, además de respetar los siete principios de “no deje rastro” que se utiliza en los manuales de la montaña.

Sendero inclusivo y naturaleza en familia

O’Higgins además de permitir experiencias un poco más exigentes, ofrece panoramas familiares. La Reserva Nacional Río de Los Cipreses posee tres de sus nueve senderos inclusivos, tanto para personas en situación de discapacidad o movilidad reducida. Abierto toda la semana hasta las 17:30 horas, se encuentra en la comuna de Machalí en Alto Cachapoal. Los Tricahues o Loros de Barranquero se presentan la mayor parte dentro del recorrido de la reserva. El parque tiene un sendero que permite apreciar las características de esta ave, que, por medio de diferentes estaciones, muestra sus hábitos alimenticios y sociales. Al final del sendero, hay acceso a un mirador con vista al acantilado del Río Cachapoal, en donde se contempla la zona de nidificación conocida como “Loreras”.

La convivencia con lo natural y la sustentabilidad ha sido una temática que ha tomado fuerza durante los últimos años. El Hotel Piedra Verde emplazado en Machalí logra conectar con la naturaleza a través de un estilo vintage industrial. Pamela Ponce, gerente de operaciones, destaca que “el hotel se ideó en base a un sistema sustentable en sus diferentes áreas. Desde el reciclaje de aceite, botellas y pilas, la creación del compost para residuos orgánicos hasta la utilización de paneles solares”. Al igual que otros operadores de la zona, Hotel Piedra Verde utiliza proveedores locales para su gastronomía y según detalla Ponce permite “disfrutar de platos patrimoniales”.

Otra actividad para hacer en la zona son las cabalgatas familiares. Verónica Valdivia, quien organiza las Eco Cabalgatas de Codegua, es la anfitriona con su esposo Miguel en un recorrido por el sector La Leonera a través de ríos y rutas precordilleranas. Verónica comenta que “detrás de todo esto hay un sentimiento, la conexión que se tiene con la naturaleza y la conexión que se logra con el caballo”.

En este entorno campestre de tierras que pertenecían a Catalina de los Ríos y Lisperguer, más conocida como la Quintrala, se emplaza el Hotel La Leonera quienes aún mantienen la capilla creada por la Orden Jesuita y parte del mobiliario de la familia Cousiño. La briza fresca y larga historia acompaña un almuerzo con gastronomía de la zona en el Restaurante Tricahue del hotel, donde es posible por cercanía y diversidad, disfrutar de experiencias singulares al aire libre.

“Tan cerca de Santiago, tan lejos de la rutina” es la frase que logra englobar las diferentes experiencias que se pueden vivir en Alto Cachapoal y Alto Colchagua. Te invitamos a tener una pausa y visitar la Región de O’Higgins, donde lo natural es venir.

Tags

Lo Último


Te recomendamos