Estilo de Vida

Volvo: el auto evoluciona como accesorio de moda

El C40 Recharge muestra cómo el auto ha evolucionado para pasar a ser un símbolo absoluto del Zeitgeist.

En el siglo XX, ya veíamos cómo en películas, a través de James Bond, este hacía de sus sofisticados autos una extensión de sí mismo. Algo que en la misma época (y ya hablando de las series de la década de 2010) el sofisticado y atormentado publicista Don Draper incluía para hacer una proyección de su imagen ante el mundo.

Estos dos ejemplos podrían dar pistas para responder a la eterna pregunta de: “¿por qué la gente compra ciertos autos?” “¿Qué les hace especiales?”. Y no, no solamente es cuestión de poder o estatus. Porque el auto, tal y como cualquier accesorio o complemento, también se ha hecho símbolo de las aspiraciones, sueños, deseos e identidades de las personas.

Esto es lo que pasa con el Volvo C40 Recharge, que precisamente incluye la última tecnología concerniente en autos eléctricos, pero también la bandera del diseño escandinavo como línea diferencial. Y no es gratis que esta vez decidieran resaltarle, al diseñadores como Ganni o sus influencers, como Anine Bing, muestren que en el minimalismo está la esencia y que el “menos es más” no solo es una frase de cartón, sino que realmente para llegar a este concepto, se requiere de una complejidad absoluta.

De esta manera, el C40, que se siente como una nube voladora (sí, mejor incluso que la de Gokú, de Dragon Ball Z), se inspiró en la arquitectura escandinava en sus líneas simples exteriores. También esta inspiración se ve en su sobrio y sofisticado diseño interior, donde priman el confort y la funcionalidad. Además, su techo negro, que filtra la luz natural, también refleja ese contacto único con la naturaleza que han integrado los escandinavos en sus líneas de diseño y que los ha hecho tan apetecibles (si hablamos de conceptos) en los últimos años.

Todo esto, complementado con cinco radios con corte de diamante y superficies contrastantes de aluminio pulido en bruto y pintura negra brillante, le dan aura de lujo a este auto eléctrico, que incluso tiene detalles que reproducen los mapas topográficos inspirados en el Parque Nacional Abisko, en el norte de Suecia. Adicional, la marca ha lanzado un nuevo color, el Fjord Blue, inspirado precisamente en su fenómeno geológico más famoso, los glaciares.

Un nuevo consumidor

Ahora bien, el conductor actual no es irresponsable si se habla de cambio climático e impactos ecológicos: de hecho, busca más sostenibilidad. Varios informes de consumo en todos los rangos de mercado apuntan a esto, siendo el último el de McKinsey de 2021. Un auto eléctrico se plantea como la mejor opción, pero también, este debe solucionar los problemas para el consumidor actual, que a través de apps y de lo digital, soluciona todos sus problemas. Es por eso que por ejemplo, el techo panorámico de vidrio oscuro fijo laminado de alta tecnología con revestimiento IR, optimiza la comodidad en todas las condiciones climáticas, ayudando a reducir el ruido externo, minimiza la entrada de luz hasta en un 95%, ofrece una protección UV del 99,5% y bloquea alrededor del 80% de la radiación de calor del sol. Y por otro lado, el software de Google (Google Automotive Services) incluso ayuda a ubicarse, a poner música y a solucionar otras necesidades cotidianas como regular la temperatura, entre otras.

Ahora bien, ¿qué hay de la sostenibilidad? Pues sencillamente, no hay cuero. Todo el interior, dígase volante, tapicería y palanca de cambios, tienen un material sostenible y las alfombras, a su vez, están hechas de botellas PET recicladas. Asimismo, la decoración Topography está hecha de plásticos reciclados.

Así, el C40 se configura a medida de las necesidades de un consumidor más consciente e integrado con lo digital, que no descuida la elegancia ni la practicidad. Y de paso, reconfigura los imaginarios culturales de los automóviles en cuanto a estatus y representación cultural y de consumo.

3 preguntas a…

Rafael Ugo, Director de Marketing, Volvo Latinoamérica

¿Por qué elevaron el concepto de Volvo?

Es el auto que tiene más inspiración sueca que todos los demás. Se sabe que allí solo tienen tres, hasta cuatro horas de luz. Por eso el techo filtra la luz natural. Ahora, los colores que tenemos, también son inspirados en los paisajes de allí. Pero nos inspiramos también en un auto que tuviera un diseño minimalista y que a su vez, fuera un artículo de moda.

El diseño es tan simple (o eso dice el dicho) que puede llegar a ser complejo. ¿Cómo ser aún más disruptivos, pero sofisticados?

Toda la discusión sobre la electrificación de un auto pasa por funcionalidad y autonomía. Y en eso están involucradas las líneas simples y elegantes del auto, que es lo que le dan esta capacidad. Esto también pasa con las ruedas, para precisamente también conservar esta función. Y en eso también es muy escandinavo (en términos de hablar de practicidad) este auto.

¿Por qué hacerlo tan elegante, el auto, esta vez?

Fue un pedido de la gente hacer un producto más cool esta vez. También más joven, fresco y cercano. Y en cuanto a los colores, también tratamos de acercarnos a una gama universal y moderna.

¿Cómo es el consumidor de este auto en particular? La cultura pop nos da imaginarios, pero vemos que refleja mucho a la persona actual.

Una persona emocional, que obvio, gusta de los autos y son una extensión de su vida. Y que lo ven, claramente, como una indulgencia. Ahora, hay personas que ya no querían conducir más. Pero con los autos eléctricos, definitivamente se han replanteado esta posibilidad. Así que hemos traído de vuelta el símbolo de la industria automotriz, que es moverse de una manera sostenible.

Tags

Lo Último


Te recomendamos