Estilo de Vida

La Isla: un oasis para comer en medio de la playa en Cochoa

Desconectarse un fin de semana, y probar su carta en constante evolución es la combinación perfecta.

En plena playa Cochoa de Viña del Mar, Vta Región, Chile, está La Isla. Un restaurant innovador con una propuesta distinta a lo tradicional. Lo primero que enamora al entrar es su vista, y ubicación. Primero, en el piso que se ubica a la altura de la calle, sus grandes ventanales nos presentan una gloriosa vista al mar, ideal para disfrutar de la velada. Pero eso no es todo.

Al bajar por la escalera lateral del restaurant, te das cuenta que hay mesas en la playa, y es ahí donde sientes que estás en un lugar que te brinda la sensación de vacaciones permanentes.

La decoración, muy playera por lo demás, te invita a sentarte y desconectarte a través de una experiencia coronada con una cocina Gourmet y una coctelería premium. Vamos a la carta.

Coctelería de autor

Partimos con la coctelería de autor, probando la joya de la casa “La Isla”, que tiene Gin Tanqueray, St. Germain, Ron de coco, arena de pistacho y coco. Un cocktail fresco, ideal para la playa. Tienen muchas opciones en coctelería de autor. Destacamos el “Textel” también, que tiene Gin Tanqueray, Vermouth Dry, Campari, limón, jugo de piña, horchata de almendras.

“Corazón de Paloma” es una mezcla de Tequila Jose Cuervo, Bitter Citric, Jugo de Pomelo, Syrup de Cedrón, Albúmina y Sal Cítrica rosada. Y también está el “Golden Hour”, que es más para un horario de media tarde. Esta curiosidad tiene Baileys Casero, Cold brew Colombiano y Espuma de almendras. ¿Lo mejor? Este trago, dulce casi como un postre, va acompañado de un Waffle.

Entradas y picoteo

Para la entrada, nada mejor que compartir. Probamos un “Ceviche La Isla”, que trae salmón, camarón, palta grillada, mango, cebolla morada, hojas de cilantro, aceite de sesamo, leche de coco y una fabulosa leche de tigre decorada con frutos secos.

Otras opciones que llamaron nuestra atención en la carta fueron “los Teques” (Seis unidades de tequeños rellenos de camarón queso acompañado con guacamole) y “Montados” (Seis unidades de tostadas acompañadas de mechada de wagyu, hummus marhaba y salmón). Opciones de “picoteo” en La Isla hay bastante.

Una carta en constante evolución

Es que con su inigualable vista al mar, música en vivo, buena comida y coctelería el lugar invita a vivir una experiencia única en compañía de amigos y familiares. Richard Valencia, jefe de local, explica que “lo que aquí se quiere generar es una experiencia en medio de la playa. La carta, en constante evolución, invita a regresar”. Por que sí, en cada estación irás encontrando platos nuevos. Vamos a los fondos.

Pese a estar en la costa, quisimos probar “Mar y Tierra”. En la opción “mar”, el plato elegido fue “Risotto de Piure”. El plato es en cuestión un cremoso risotto de piure servido con pescado blanco y base acevichada. El sabor del pire es equilibrado, único, inmerso en este arroz cremoso. Con toques de limón quedaba fenomenal. Para quien gusta del piare, es una oda a los sentidos.

Desde la “tierra” probamos el “Asado de tira”. Consiste en asado de tira en cocción lenta acompañada de puré de porotos pallares y aceite a las finas hierbas. No se dejen engañar, aunque suene a un plato sencillo, no lo es. Claramente aquí estamos frente a alta cocina. La carne llegó tan blanda que se cortaba solo con el tenedor, el tono del glasé en su propio jugo hacía que la carne luciera perfecta, con un sabor que combinaba ahumado y un leve toque dulce. El puré de porotos, suave, equilibrando de manera correcta el golpe de sabor de la carne.

Postre y detalles

Toda esta experiencia fue acompañada por agua gasificada y una selección de los vinos en el restaurant, pues sí, ellos te asesoran con las copas. Punto a favor de un clásico que se había perdido por la pandemia: en este restaurant SÍ PONEN panera, y acompañada por una salsa exquisita que al parecer tenía un toque de cilantro.

Terminamos la experiencia con un postre para compartir: “Vainilla Cream”. Se trata de un cream chesse de vainilla con sorbete de maracuya y bizcocho crocante de salsa maracuyá. Una combinación de dulce, ácido. y colores que se transforman en el broche de oro de la experiencia.

La Isla Restaurant, Av Borgoño 16455 , Viña del Mar, Vta Región Chile. Puedes conocer su carta completa en www.laislacochoa.cl

Tags

Lo Último


Te recomendamos