Estilo de Vida

El poder de las almendras para la recuperación muscular

Luego de entrenarse es muy saludable comerlas por ser ricos en grasas y proteínas

Almendras.

Para exigirse físicamente es indispensable preparar al cuerpo previamente para tal agotamiento y en el momento post es importante saber las metodologías gastronómicas para recuperar fuerzas. Es allí donde entra en un papel protagónico las almendras, alimento ideal para la recuperación muscular.

Una investigación por parte del Laboratorio de Rendimiento Humano de la Universidad Estatal de los Apalaches en el Campus de Investigación de Carolina del Norte, Estados Unidos, y publicado por Frontiers in Nutrition, indicó que comer almendras a diario aumentan el nivel de grasas beneficiosas en la sangre, situación ideal para recuperar energías post entrenamiento.

Investigación

El estudio contó con el análisis de 38 hombres y 26 mujeres en edades comprendidas entre 30 y 65 años asignados al azar algunos para realizaran la dieta basada en almendras antes y después de entrenar, mientras que la otra mitad pertenecía al grupo de control, que, en lugar de almendras, comía una barra de cereal igualada con calorías diariamente.

Se tomaron muestras de sangre y orina antes y después del período de cuatro semanas de suplementación dietética y los entrenamientos constaron de una sesión de 90 minutos que comprendió una prueba anaeróbica de 30 segundos, una prueba de carrera de lanzadera de 50 metros y salto vertical, press de banca y ejercicios de fuerza de pierna-espalda.

La conclusiones indicaron que las personas de ambos sexos que ingirieron 57 gramos de almendras al día durante un mes tenían más de la grasa beneficiosa 12,13-dihidroxi-9Z-ácido octadecenoico (12,13-DiHOME) en la sangre justo después de una sesión de ejercicio intenso, a diferencia de quienes comieron una barra de cereal igualada con calorías diariamente.

“Las almendras son uno de los frutos secos más nutritivos. Nos aportan al organismo proteínas vegetales, ácidos grasos monoinsaturados, ácidos grasos insaturados y en menor medida hidratos de carbono. También nos aporta fibra, calcio, fósforo, magnesio, hierro, zinc, potasio, vitamina E, folatos y otras vitaminas como riboflavina, tiamina y niacina”, simplificó el profesor David Nieman, director del Laboratorio de Rendimiento Humano de la casa de estudio citado.

Tags

Lo Último


Te recomendamos