Estilo de Vida

Met Gala 2023: rescatando visiones creativas de un ícono violento

Si bien Lagerfeld representó el ideal del diseñador estajanovista por excelencia, también lo fue en el lado más oscuro de la industria. Lo único rescatable: los diseñadores que fueron más allá de su cliché iconográfico.

Karl Lagerfeld Foto: Getty

Ningún director creativo llegaba a su ritmo de producción súper humana. Entre su propia marca, Chanel, Fendi y otras colaboraciones, podía sacar hasta 15 colecciones al año, sin que se le moviera un pelo ni perdiera la cabeza, como les había pasado a tantos ilustres antes que él. También revivió la figura del diseñador dictador, justamente cuando su antecesora, igual en creatividad, producción, mercadeo y negocio, había muerto doce años antes: desde 1983, Karl Lagerfeld no sólo revivió a Chanel poniendo grandes escenarios para reinventar cada uno de los elementos característicos, sino que también se vendió a sí mismo como el ‘Kaiser’.

PUBLICIDAD

Un artista multifacético que logró llevar a una marca casi muerta al siglo XXI sin pestañear, siempre alimentándose de rostros, influencias nuevas, a través del hambre de la espectacularidad viral.

Pero, cosa curiosa: a pesar de hacer esto en lo creativo, en su visión artística y de la industria estaba muy lejos de adaptarse a los cánones de una industria que ya no era vertical, tal y como él la quiso moldear. Sus declaraciones gordofóbicas, misóginas, racistas y xenofóbicas (incluso en contra de sus propios compañeros de industria como Virgil Abloh) no fueron ni perdonadas ni olvidadas por una audiencia que ya opina de moda de manera horizontal a través de las redes sociales y que irónicamente vio su relevancia en todo lo que era opuesto a su visión o en la imitación más teatral.

Desde Lizzo comiendo papas fritas (dándole una cachetada hasta el más allá al aludir a uno de sus comentarios más polémicos sobre los cuerpos gordos) hasta Viola Davis o la modelo nativo-americana Quannah Chasinghorse usando rosado en sus propios términos, hasta un Jared Leto disfrazado de furry, fueron algunos de los elementos que hicieron parte de esta puesta en escena. Sin embargo, looks como el de Anne Hathaway, donde Versace reinterpreta los códigos de Lagerfeld, dan alguna idea de que se puede ver aún talento en la industria hegemónica.

Por esta razón, presentamos una selección de los mejores looks de la gala.

1. Rihanna: la reina indiscutible de la MET Gala en Valentino, una pieza que abrazaba su cuerpo y su vientre con su segundo hijo a bordo. Hecho seda y su accesorio estrella fue la capa de 30 camelias, diseñado especialmente para ella por Pierpaolo Piccioli.

2. Bad Bunny: un hombre que no es ajeno a romper estereotipos, y si la tendencia de la noche fueron las ‘novias’ Chanel, él fue el novio perfecto para la ocasión. Vestido por Jacquemus con un traje cuya espalda no dejó indiferente a nadie.

3. Nicole Kidman: Que mejor manera de hacerle tributo al diseñador que usando una pieza de archivo. Este fue el caso de la reconocida actriz que optó por llevar el mismo vestido que usó para la campaña que protagonizó para el ‘Kaiser’ de la moda en el año 2004, en promoción al icónico perfume Chanel Nro 5.

PUBLICIDAD

4. Doja Cat: la rapera trasgrede su amor por el maquillaje y la moda llevándolo a otros límites. Para su debut en la MET Gala fue vestida por Oscar De La Renta, y su maquillaje simuló las facciones de una gata. Su inspiración fue la mascota de Lagerfeld, su gatita ‘Choupette’. Además, haciendo apologia a su nombre ‘Cat’.

5. Jeremy Pope: algo que se aplaude completamente para esta edición fueron los riesgos que tomaron los hombres para el evento, más allá del típico smoking aburrido. El actor se robó la noche con una larga capa bordada floral que media 10 metros de largo, con una ilustración dibujada a mano de Karl Lagerfeld. Se necesitó de 70 costureras para completarlo.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último