Estilo de Vida

Características de la Lipedema, una enfermedad muy confundida con la celulitis

Afecta más a las mujeres y no existe ningún fármaco o medicina que lo cure

La Lipedema ataca más a las mujeres que a hombres.

La Lipedema está muy presente, pero al ser confundida con la celulitis muchas son las personas las que desconocen su presencia. No obstante, lo peor referido a esta enfermedad crónica es que además de atacar más las mujeres, hasta los momentos no existe algún medicamente que lo combata efectivamente, ni ninguna dieta o ejercicio físico para su tratamiento.

Esta patología trata sobre una acumulación anormal de células grasas que colapsa al sistema linfático (red de órganos y tejidos del organismo). Usualmente se da en las piernas, muslos y glúteos, provocando que las partes del cuerpo afectadas se hinchen, duelan y generen mucha inseguridad en quien la padece.

Lipedema

Características

El diagnóstico del lipedema es clínico y poco conocido por muchos profesionales y por la población en general y también es veces confundido con obesidad o linfedema, que es la inflamación de los tejidos por la acumulación de líquido.

El lipedema empieza manifestarse en la pubertad y puede intensificarse tras un cambio hormonal por el embarazo o la menopausia. Las causas son poco conocidas, se sugiere que cambios microvasculares y linfáticos combinados con una susceptibilidad genética y factores hormonales son responsables del desarrollo de esta enfermedad.

Tipos

· Grado I. La superficie de la piel es normal y el tejido graso es blando, pero pueden palparse pequeños bultos y durezas.

· Grado II. La superficie de la piel es irregular y dura debido al acúmulo de las células grasas.

· Grado III. La superficie de la piel está deformada por el tejido adiposo, sobre todo en las caderas y tobillos. Además, se palpan nódulos de diferentes tamaños.

Síntomas

· Aumento de volumen en la zona afectada y desproporción de esta respecto a otras partes del cuerpo.

· Sensación de pesadez y dolores continuos.

· Episodios repentinos de inflamación.

· Aparición de la copa de Cuff, es decir, el volumen graso empieza a acumularse justo encima de los tobillos y no debajo de estos.

· Presión en los gemelos.

· Picazón constante.

· Aparición de hematomas.

· Aumento de sensibilidad al contacto.

Tags

Lo Último


Te recomendamos