Estilo de Vida

4 razones para saber por qué se llora de felicidad

El episodio normalmente solo se adjudica al dolor o tristeza

Cuando se habla sobre el llorar, la mayoría de las personas lo asemejan única y exclusivamente a episodios de vida negativos, no obstante, la realidad es que cuando aparecen las lagrimas se puede generar también por sentimientos positivos.

Llorar de felicidad puede ser posible cuando ocurren específicos episodios personales como, por ejemplo, el reencontrase con un familiar o amigo luego de muchos años de separación, así también, cuando nos invade el orgullo por un logro como graduarse de la universidad o casarse con el amor de la vida.

Las emociones abrumadoras pueden llevar a tener un nudo en la garganta, las palabras no aparecen y es ahí cuando las lágrimas se convierten en una fuente de comunicación, por ello, la ciencia, a lo largo de la historia ha tratado de explicar el porqué de la presencia de las lágrimas en ambos sentidos.

Análisis de las lágrimas de felicidad

Una investigación expuesta en Frontiers in Psychology, detalla cómo ver a una persona llorar obliga a los semejantes a ofrecer consuelo y apoyo empático voluntariamente. Responder con cuidado y amabilidad cuando se ve a alguien vulnerable es un instinto humano básico.

Otro estudio desglosa aún más la naturaleza comunicativa del llanto, mostrando cuatro razones principales por las que las personas derraman lágrimas de alegría:

1. Lágrimas de logros: Expresan sentimientos de orgullo por alguien que supera obstáculos o apreciar hazañas o resultados extraordinarios.

2. Lágrimas de belleza: Manifiestan asombro cuando se está en presencia de un estado de elegancia incomparable, ya sea en personas, en el arte, la música o la naturaleza en general.

3. Lágrimas afectuosas: Exteriorizan gratitud sincera por actos de bondad inesperada y gestos de amor.

4. Lágrimas de diversión: Responden a una situación divertida y acompañado de risas y risitas (“Me estoy riendo tanto que estoy llorando”).

Las lágrimas de felicidad suelen transmitir una historia conmovedora o un momento sincero, el denominador común es la impotencia que sienten todos en la extensión de las emociones creadas.

Reencuentro madre e hija en la Fiscalía capitalina. Foto: FGJ CDMX

Tags

Lo Último


Te recomendamos