Estilo de Vida

Sentarse en el piso 15 minutos al día te puede dar estos beneficios

Realizar esta práctica diaria contribuye a una mejor movilidad

Sentarse en el piso con los pies cruzados es beneficioso para la salud.

El trabajo semanal nos obliga muchas veces a estar sentado en tiempos prolongados para desarrollar distintas actividades, situación que sin duda puede ser el gran causante de diversas enfermedades corporales, en especial, en el cuello, hombros y, sobre todo, espalda, por ello la gran importancia de atacar dichas problemáticas a tiempo para evitar un mal mayor.

Para entender mejor los riesgos, un informe publicado por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el trabajo, explicó que sentarse sin hacer la correspondiente pausa puede generar patologías de mayores complejidades como enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y hasta incluso la muerte prematura.

La recomendación principal en la que coinciden muchos especialistas indica que hay levantarse de la silla como máximo de tiempo cada hora y media y durante diez minutos descomprimir la rigidez del cuerpo con una breve caminata o ejercicios especializados. A esto se le suma otro consejo gracias a una investigación que asegura que sentarse en el piso durante 15 minutos con las piernas cruzadas ayuda a combatir la problemática padecida por millones de personas.

Ventajas de sentarse en el piso

Según el libro Built to Move, sentarse en el piso durante un cuarto de hora por día con las piernas correctamente cruzadas es fundamental para priorizar la movilidad, práctica que libera la tensión de todos los elementos del cuerpo y permite moverse libremente sin esfuerzo.

Juliet y Kelly Starrett, experta en lo que se refiere a la salud de la movilidad y autoras del libro, recomiendan: “Preste atención a la movilidad y podrá defenderse de las limitaciones del envejecimiento, así como desviar los dolores de espalda, los hombros encorvados y los cuellos crujientes que provienen de largas horas frente a pantallas de computadora, viajes interminables y otras instancias perjudiciales de la vida moderna. Y esto es cierto para todos. Damos el mismo consejo a las élites militares y atletas olímpicos con los que trabajamos que a las personas que no han corrido una vuelta desde la escuela secundaria”.

Una de las razones por las que las Starrett quieren que la gente se siente en el suelo mientras ve la televisión, habla por teléfono o toma un té es porque la acción inevitablemente resulta en inquietud.

“Queremos que la persona se mueva y cambie de posición mientras está en el piso porque le da la oportunidad de rotar las caderas en diferentes rangos finales, aliviar la presión de los tejidos y evitar la rigidez y el dolor. Tu cerebro te dirá que te muevas mientras estás en el suelo, y eso es exactamente lo que creemos que deberías estar haciendo”, aseguran las especialistas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos