Noticias

El “cerebro” del Calamar: el director tras el boom de la impactante serie que ya vieron 100 millones de personas

El responsable de El Juego del Calamar, que registra 111 millones de visionados, habla del proceso de una década para emitir la serie y los fundamentos de la segunda temporada que se avecina. “Es una alegoría de la sociedad capitalista actual”, confiesa.

El Juego del Calamar ya está en boca de todos, como efecto viral de una serie que abrió en Netflix un ventanal hacia las producciones audiovisuales coreanas sobre temas cotidianos que se replican por igual en Seúl que en Estocolmo, Madrid y Santiago. La desesperanza, la discriminación y, fundamentalmente, la pobreza y la violencia más duras inspiraron hace una década al director Hwang Dong-hyuk para crear una serie que devino en “boom” a despecho de su estética oscura y macabra, de muerte y sangre .

“Después de unos 12 años, el mundo ha cambiado y se ha convertido en un lugar donde estas historias de supervivencia tan peculiares y violentas son realmente bienvenidas. Los juegos de la serie por los que los participantes se vuelven locos se alinean con los deseos de la gente de llevarse el premio mayor con cosas como las criptodivisas, los bienes inmuebles y las acciones”, reflexiona el director, ya convertido en celebridad y dispuesto a conducir un remake de La Casa de Papel en Corea.

Hwang es célebre hace rato en el cine de oriente como guionista y director de la comedia “Miss Granny”, una de las más exitosas de todos los tiempos y que fue replicada en China y Japón. “Me he inspirado mucho en los cómics y la animación japoneses a lo largo de los años. Cuando comencé, yo mismo estaba en apuros económicos y pasaba mucho tiempo en cafés leyendo cómics como ‘Battle Royale’ y ‘Liar Game”, reveló a Times.

Squid Game, una analogía de la violenta vida actual

El ahora afamado director interpreta el impactante Squid Game como una analogía de la vida actual, con deudas y diferencias de clases: “Quería escribir una historia que fuera una alegoría o una fábula sobre la sociedad capitalista moderna, algo que representara una competencia extrema, algo así como la competencia extrema de la vida”.

Mientras prepara su nueva cinta –KO Club-, Hwang proyecta la segunda temporada del juego fatal donde 456 personas apuestan su vida por ganar el premio sublime de US$38 millones.

“Si la hiciera, sería la historia del líder, un expolicía que ahora supervisa el juego. El problema con los agentes de policía no es único de Corea, pasa en todos lados”, reflexiona Hwang Dong-hyuk. Al fin, mientras el Juego del Calamar explota mundialmente con críticas y halagos así como fabulosas ganancias, la serie disfruta de una fama ganada -literalmente- a sangre y fuego…

Tags

Lo Último


Te recomendamos