Noticias

Algunos chefs y restaurantes le hacen la cruz a las paltas y dejarán de usarlas en sus preparaciones

Dentro de las razones, están la escasez hídrica y la huella de carbono que deja su producción.

Malas noticias para los amantes de las paltas (o aguacates), ya que algunos chefs del mundo han decidido “declararle la guerra” y dejar de usarlo o comercializarlo en sus cocinas y restaurantes.

Según consigna Deutsche Welle, recintos y cocineros están reemplazando platos populares como el guacamole -cuyo principal ingrediente es la palta- por salsas alternativas, o derechamente retirando este fruto en sus menús y preparaciones.

Las razones apelan a la gran huella de carbono que deja la palta, además de sus métodos de recolección insostenibles, la pérdida de biodiversidad, la escasez del agua y deforestación.

Thomasina Miers, cofundadora de la cadena de restaurantes mexicanos Wahaca, señaló a The Guardian que las paltas pueden llegar a requerir hasta 320 litros de agua cada uno para crecer y tienen una demanda tan global que se están volviendo inasequibles para la gente autóctona de las zonas donde se cultivan”.

Cabe recordar también que producto del gran consumo de agua que requieren estos frutos, en Chile, zonas como La Ligua, Petorca o Llay-Llay han provocado una grave crisis hídrica.

Miers asegura que en su cadena de restaurantes, reemplazaron las paltas por habas, creando un nuevo tipo de salsa guacamole.

Otros chefs aseguran haberlo reemplazado con guisantes, alcachofas, calabacines y pistachos.

Incluso, el chef irlandés JP McMahon retiró las paltas de todos sus restaurantes en 2018, y las calificó como los “diamantes de sangre de México”.

“Hay un cierto bagaje sostenible vinculado al propio producto, por lo que algunos líderes del mundo culinario están mostrando cierto descontento por la popularidad de los aguacates y están tratando de encontrar otras formas de complacer a sus clientes utilizando otro tipo de productos”, señaló Sylvain Charlebois, director del Laboratorio de Análisis Agroalimentario de la Universidad de Dalhousie.

Por su parte, Tim Lang, profesor de política alimentaria de la Universidad de Londres, dice que esto es lo que ocurre cuando “un alimento exótico se normaliza sin pensar en las consecuencias”.

“Partes de la industria alimentaria están empezando a despertar a la enormidad de los problemas que enfrentamos como resultado de la agricultura intensiva”, decretó.

Tags

Lo Último


Te recomendamos