Noticias

Curtis Means: la historia de sobrevivencia del bebé más prematuro del mundo

El pequeño Curtis Means nació en 2020 con apenas 21 semanas de gestación y esta semana ingresó al libro de los Record Guinness.

La historia de Curtis Means es para que cualquiera se emocione hasta las lágrimas. Se trata de un niño de Alabama que pesó menos de medio kilo cuando nació en julio de 2020 y cuya madre entró en trabajo de parto a las 21 semanas y un día de gestación, quien ha sido certificado en libro de los Guinness World Records como el bebé más prematuro del mundo en sobrevivir.

La organización de los Guinness y el Hospital UAB de Alabama anunciaron Curtis Means, quien sólo pesó 420 gramos al nacer, estableció el nuevo récord. Curtis, nacido 132 días prematuramente el 5 de julio de 2020 con un mellizo que no sobrevivió, ahora se encuentra saludable a los 16 meses de edad.

El doctor Brian Sims, quien fue su médico, dijo que las estadísticas muestran que un nacimiento tan prematuro prácticamente no tiene posibilidades de supervivencia, pero Curtis superó las probabilidades.

“Solemos aconsejar cuidados paliativos en situaciones de nacimientos tan prematuros”, dijo Sims en un comunicado de la Universidad de Alabama en Birmingham, que administra el hospital. “Esto permite a los padres sostener a sus bebés y valorar el poco tiempo que podrían tener juntos”.

En lugar de eso, Curtis se fortaleció y le dieron de alta después de 275 días en el hospital. Al principio necesitó ayuda de terapeutas para usar la boca y comer.

“Poder llevar a Curtis a casa finalmente y sorprender a mis hijos mayores con su hermano más pequeño es un momento que siempre recordaré”, dijo la madre Michelle Butler de Eutaw, Alabama, en un comunicado.

Se considera que un feto está en término a las 40 semanas, pero Butler entró en trabajo de parto estando embarazada con mellizos poco después de la mitad de ese periodo. Fue transferida al hospital ABC, que tiene una unidad de cuidado intensivo neonatal donde dio a luz a Curtis y C’Asya.

C’Asya murió al día siguiente, pero pudieron desconectar a Curtis de un respirador después de tres meses. Los siguientes meses necesitó atención día y noche. En abril se fue a casa.

“No sabemos qué deparará el futuro para Curtis, ya que no hay nadie más como él”, dijo Sims.

“Comenzó a escribir su propia historia el día que nació. Muchos leerán y estudiarán esa historia y, con suerte, ayudará a mejorar la atención a infantes prematuros en todo el mundo”, cerró.

Tags

Lo Último


Te recomendamos