Noticias

Accidentes de verano: 86% de los ahogamientos en piscinas ocurren en aquellas que están en casa

El principal riesgo es el ahogamiento, pero también caídas e incluso accidentes con ventanales.

Con la llegada del calor comienza la temporada de piscinas. Si hay una en casa, esta es disfrutada diariamente por toda la familia. Sin embargo, es necesaria la prevención de los accidentes. Sobre todo con los niños.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la edad es un factor clave y de riesgo de ahogamiento. Es así como los índices más elevados de muerte por esta causa, van entre uno y cuatro años y le siguen los niños de 5 a 9 años. “En Chile, los datos indican que un 86% de los ahogamientos se producen en piscinas domésticas. Otro alto porcentaje corresponde a accidentes como caídas o incluso choques y cortes con ventanales”, nos comenta Carolina Ríos, prevencionista de riesgos USM.

“En el verano se hacen varias campañas para prevenir estos accidentes, pero también es importante, más allá de la educación de los niños, analizar previamente las estructuras de la casa. Analizar que materiales pueden poner en riesgo a los más pequeños y también, considerar barreras como rejas o mallas para la piscina”, agrega la especialista. Respecto a las estructuras más riesgosas del hogar, Ríos apunta a los ventanales.

¿Cómo reconocer si mi ventanal puede ser inseguro?

En esta línea, Gonzalo Acevedo, gerente comercial de Vidrios Lirquen, hace un llamado a informarse y evaluar los ventanales. “Una de las formas más fáciles es usar una moneda y golpear suavemente el vidrio. Si el sonido es cristalino, se trata de cristal crudo y según su ubicación, se debe evaluar el cambio a vidrios laminados. Si el ruido que emite es más grave y despacio, se trata de un vidrio de seguridad”, explica.

Acá es importante saber si el ventanal cuenta con el vidrio más común (o “crudo”), que al quebrarse por impacto se fragmenta en trozos puntiagudos con bordes filosos, los que quedan como cuchillas que pueden rasgar e incluso atravesar la piel y otros tejidos. “Por eso también es importante analizar que tipo de suelo hay en las terrazas o cerca de los ventanales. Si es roca o pasto, el agua tras salir de la piscina no será un riesgo. Pero si se trata de baldosa, el riesgo de accidente de multiplica”, señala la prevencionista de riesgos. “La mayoría de los accidentes de piscinas ocurren en aquellas que están en el hogar, porque en las piscinas públicas hay más gente mirando e, idealmente, una supervisión profesional constante. Además, al no contar con estructuras como éstas cerca de las piscinas, este tipo de accidentes no se hacen presentes”, añadió.

La importancia de los primeros auxilios

Respecto a los ahogamientos, Tamara Infante, enfermera especialista en primeros auxilios, nos explica que “al menos una o dos personas en la casa deben estar preparados para poder asistir una emergencia en caso de tener un accidente si se tiene una piscina en la casa”. La profesional de la salud explica que “saber hacer RCP o tener conocimentos de primeros auxilios puede salvar vidas, puede ayudar a ganar minutos clave a la espera de la llegada de los servicios de emergencia”.

Infante agrega que “respecto a las caídas por resbalarse con agua o a los cortes por chocar con ventanales, son accidentes también comunes en las casas con piscina, por lo que es importante tener el hogar equipado con un botiquín, si es que hay una piscina”. “Casi siempre se habla del riesgo de ahogamiento, pero al tener una piscina en casa, los riesgos son varios”, cerró.

Tags

Lo Último


Te recomendamos