Noticias

Condenan a presidio perpetuo a hombre que secuestró y violó en reiteradas ocasiones a una mujer en Rapa Nui

TOP de Valparaíso emitió el fallo condenatorio en contra del sujeto que, en enero de este año, drogó a su víctima para cometer sus delitos.

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Valparaíso condenó a D.M.P.L. a la pena de presidio perpetuo, en calidad de autor del delito consumado de secuestro con violación. Dicho ilícito, cometido en enero de este año en la comuna de Isla de Pascua.

En fallo unánime, el tribunal aplicó además al acusado las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos por el tiempo de la vida del penado, más la sujeción a la vigilancia de la autoridad por el máximo legal.

Del mismo modo, deberá cumplir la pena de cuatro años y un día de presidio, accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos, la inhabilitación absoluta para cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena y la prohibición de acercarse a la víctima y a cualquier lugar donde ella se encuentre, por el lapso de dos años, en calidad de autor del delito consumado de lesiones graves agravadas en contexto de violencia intrafamiliar (VIF).

En el fallo, el tribunal integrado por los magistrados José Cifuentes Gil, Francisco Hermosilla Iriarte y Germán Núñez Romero, también aplicó al acusado una pena de de 61 días de presidio efectivo y la accesoria legal de suspensión de cargo u oficios públicos durante el tiempo de la condena, como autor del delito consumado y reiterado de amenazas simples en contexto de VIF.

Días de tortura

En la sesión se dio por acreditado que, más allá de toda duda razonable, el condenado drogó y, sin su consentimiento, violó en reiteradas oportunidades a una mujer, que además secuestró contra su voluntad.

“Aproximadamente a las 23:30 horas del 18 de enero de 2021, en circunstancias que la víctima se encontraba en el domicilio de D.M.P.L., ubicado en camino Anakena, en la comuna de Isla de Pascua, el condenado le quitó su teléfono celular y, ofuscado, la obligó a ingerir un vaso de vino en el cual introdujo un medicamento, procediendo a golpearla en diversas partes del cuerpo, para luego tomarla a la fuerza y sin su consentimiento, la violó vaginalmente, mientras le señalaba que la iba a hacer sufrir y que haría todo lo que quisiera con ella”, fue parte del relato, donde además se relataron la serie de vejámenes a los que expuesta la víctima días posteriores.

“Acto seguido, el acusado tomó por la fuerza a la víctima mientras la golpeaba, trasladándola hasta una habitación, lugar en el cual procedió a maniatarla con trozos de género, a mojarla y, con un cable eléctrico, a darle golpes de corriente eléctrica. Al día siguiente, alrededor de las 05:30 horas, el acusado abordó un jeep, trasladando a la víctima al sector de Rano Kau en esta comuna, lugar donde la colocó de manera inclinada en el borde del volcán en el lugar, instante en el cual amenazó con lanzarla y matarla, provocando serio temor en la víctima, quien percibía el grado de violencia del actuar del imputado. Todo lo cual mientras el acusado la agredía físicamente. Luego, el acusado volvió a subir a la víctima a su jeep, trasladándola hacia un bosque habido en el sector despoblado del volcán Rano Kau, lugar en el cual le propinó golpes con un palo en diferentes partes de su cuerpo para posteriormente, colocarla de rodillas, y volver a violarla”.

“Posteriormente, el acusado la trasladó a su vehículo, lugar en el cual permanecieron durante el día 19 de enero del año 2021, hasta que cerca de las 21:00 horas, volvió a trasladar a la víctima hacia su domicilio, siempre sin su consentimiento, siendo en este lugar donde nuevamente el acusado amarra a la víctima a la cama con los lazos de género, lugar en el cual volvió con fuerza a penetrarla vaginalmente. Así las cosas, ya siendo la mañana del día 20 de enero de 2021 continuando la víctima inmovilizada y amarrada en el dormitorio, el acusado vuelve a penetrarla vía vaginal en contra de su voluntad. Fue así que momentos después, una persona desconocida para la víctima tocó la puerta del inmueble, siendo atendida por el acusado, instante que fue aprovechado por la víctima, quien procedió a tomar su celular enviando mensajes vía WhatsApp a una hermana, solicitando ayuda, procediendo a borrar dichos mensajes posteriormente”.

Alertada por los mensajes, la hermana de la víctima alertó a su madre, quien posteriormente dio aviso a Carabineros, quienes “se dirigieron al domicilio del acusado y una vez en el exterior la víctima percatándose de la presencia de los mismos y desatándose sus amarras con los dientes, logró salir del lugar indicando a los funcionarios policiales que el acusado le había agredido, violado y mantenida secuestrada”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos