Noticias

Siguen las tensiones en la Convención: instalan sólo 5 de las 7 vicepresidencias adjuntas

Representantes de derecha y de Pueblo Constituyente no consiguieron las firmas para llegar a la Mesa.

La Convención Constitucional sigue mostrando que, cuando deben elegir liderazgos, tienen varias dificultades. Porque si bien el miércoles destrabaron la elección de presidenta y vicepresidente, ayer sólo pudieron asumir cinco de las siete vicepresidencias adjuntas que se requieren para completar la Mesa.

Llegaron al cargo Natividad Llanquileo (Mapuche), Lidia González (Yagán), Bárbara Sepúlveda (Chile Digno), Amaya Alvez (Frente Amplio) y Tomás Laibe (Colectivo Socialista).

Sin embargo, los candidatos que presentarían desde Vamos por Chile y Pueblo Constituyente, Cristián Monckeberg y Daniel Bravo, respectivamente, no alcanzaron los 24 patrocinios que se requerían, pese a que 64 de sus colegas no habían firmado por otra persona.

Dado que existe vacancia en dos cupos, se deberá esperar a que los representantes faltantes junten los respaldos necesarios y, en el Pleno siguiente, podrán pasar a integrar la Mesa.

Pese a aquello, los constituyentes electos para liderar los seis meses que les quedan de trabajo (si los plazos no se modifican), celebraron.

“Estoy muy contenta y esperanzada de este proceso, de la unión que hoy hemos afianzado para seguir avanzando juntas. Han sido tiempos turbulentos, pero sin embargo, hermosos, porque esperamos algo bueno”, sostuvo la presidenta, María Elisa Quinteros, mientras el vicepresidente, Gaspar Domínguez, planteó: “Hoy comenzamos un nuevo camino, un nuevo ciclo con miras al avance de la redacción de esta nueva carta fundamental”.

Durante la jornada, eso sí, siguieron las recriminaciones cruzadas por lo ocurrido en las jornadas anteriores, sobre todo entre el PC y el Frente Amplio.

A diferencia de lo ocurrido en la primera parte del proceso, el PC pasó a la cabeza, dado que desde ahí articularon el triunfo de Quinteros (independiente de movimientos sociales) y lograron llevar la dirección del organismo más a la izquierda.

Eso, a pesar de que hubo varios intentos por mantener la administración en la “centro izquierda”, como algunos representantes denominaron lo que podría haber resultado si el pacto del Frente Amplio con el Colectivo Socialista se hubiese impuesto.

Con esto, como comentaron convencionales, quienes están por cambios realmente transformadores ganaron terreno, porque al menos dentro del organismo, comunistas, independientes e integrantes de organizaciones sociales siempre han cuestionado votaciones y posturas del FA, catalogándolos de “tibios” o “amarillos”.

Y fiel al estilo que lo caracteriza, Hugo Gutiérrez (PC) evidenció la molestia que sienten hace meses: “Hemos hecho todo el esfuerzo político que se requiere para construir confianzas con el FA y eso, acá, ha sido imposible. Hemos querido trabajar con ellos normas constitucionales y no se ha podido”.

Agregó que se han equivocado de camino al buscar acuerdos con la derecha y la centro izquierda, y que están permanentemente “ninguneando” a otros.

La respuesta del FA no tardó y Amaya Alvez rápidamente lo emplazó: “No comprendo cuál es la perspectiva de trato hacia los medios e interna que puede tener un conglomerado que se supone que es aliado. Me parece que es una falta de mirada respecto de la gobernabilidad de esta institución”, indicó, mientras Beatriz Sánchez aseveró que ellos han “hecho todos los esfuerzos” por coordinarse con sus compañeros comunistas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos