Noticias

Niña se traga un chip de perro tras comer anticucho en Chile: ¿Qué consecuencias tiene tragar elementos electrónicos?

Estudios recientes alertan sobre tragar pequeñas pilas y baterías de dispositivos electrónicos, así como chips de celulares. Este caso levantó dudas sobre esto.

En Estados Unidos, el Hospital Infantil de Boston tiene una colección de objetos que ha ido reuniendo a lo largo de un siglo y que expone a la entrada del servicio. Ahí puede verse un largo alfiler extraído del esófago de un niño en 1918 o un prendedor de la campaña de Roosevelt, que quedó atrapado en una garganta infantil allá por el año 40. Que los niños ingieran elementos metálicos y/o peligrosos es algo que sucede desde el comienzo de los tiempos.

Sin embargo, en Chile se dio un caso insólito: una niña comió un anticucho en la calle y llegó al hospital con un chip de perro en el estómago. No fue un descuido infantil, la niña comió carne, sin saber que era carne de perro.

¿Trae consecuencias tragar tecnología?

Trozos de CD, chips se celulares, pilas tipo botón y otros son los más reportados en Estados Unidos. En dicho país, cada 90 minutos un niño menor de 18 años ingresa a Urgencia por haberse tragado una batería de este tipo. “El número de casos se duplicó en 20 años; tres cuartos de los casos ocurre en menores de cinco años”, dice el doctor Gary Smith, del Nationwide Children’s Hospital de Ohio y autor de un estudio sobre el tema.

Carolina Villarroel, médico pediatra UC, señala a FayerWayer que “el 50% de los niños que ingieren este tipo de elementos no presentan síntomas. Pero los casos más peligrosos son cuando se ingieren elementos más tóxicos como las pilas o elementos que puedan generar cortes internos. En el caso de un chip de celular, puede ser que salga del cuerpo a través de las heces”. “La niña de este caso, por lo que he leído, llegó al hospital por dolor de estómago, probablemente causado por el consumo de carne de perro en la calle, más que por haber ingerido el chip propiamente tal”, agregó.

Las consecuencias de comer carne de perro

De acuerdo al testimonio de la concejala de Estación Central, comuna de Santiago de Chile, Michelle Tabilo, una mujer, vecina de la comuna, asistió a un centro asistencial después de comer un anticucho en la calle, por malestar estomacal. Luego se supo que era una niña.

Tras algunos exámenes, se encontró un chip de perro en su estómago. “Estimad@s vecin@s: el día de ayer en concejo municipal informé el caso de una vecina que consumió un anticucho en la calle; llegó al hospital por un malestar estomacal y lamentablemente tenía un chip de un perrito en el estómago. Solicité fiscalización de los alimentos en el comercio ilegal, pero como recomendación no coman nada en la calle y por favor cuiden a sus mascotas”, dijo la autoridad.

Un tema cultural

La rabia, presencia de gusanos y transmitir enfermedades zoonóticas (de origen animal) al consumir esta carne, están entre los riesgos advertidos por veterninarios. Sin embargo, en China incluso hay un festival para comer carne de este animal en la localidad de Yulin.

Precisamente este consumo podría pasar más por un tema cultural: Jonathan Safran Foer, autor del libro “Comiendo animales” (Eating animal), citado en un artículo de The Wall Street Journal llamado Déjenlos que coman perro (Let them eat dog) señaló que “nuestro tabú sobre el consumo de perros dice algo de ellos y mucho de nosotros”. “Los franceses, que adoran a sus perros, a veces se comen a sus caballos. Los españoles, que adoran a sus caballos, a veces se comen a sus vacas. Los indios, que adoran a sus vacas, a veces se comen a sus perros”, dijo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos