Noticias

El duro nocaut a la memoria de Fidel Castro: el boxeo profesional vuelve después de 60 años a la isla de los campeones

Cuba fue una cuna histórica de campeones mundiales. Sin embargo, el líder cubano prefirió desarrollar sólo el pugilismo amateur desde 1962, y ahora una empresa mexicana se hará cargo de promover la carrera de púgiles rentados.

archivo

Cuba sido una cantera inagotable de grandes boxeadores, pero una decisión de Fidel Castro luego de la Revolución le privó de producir más campeones mundiales que aquellos que conquistaron una corona amparados en otras nacionalidades diversas. Varios ejemplos históricos lo refrendan, como José Ángel “Mantequilla” Nápoles y Ultiminio “Sugar” Ramos, que se nacionalizaron mexicanos y llegaron a ser campeones planetarios, al igual que José Legrá en España y Benny Paret y Luis Rodríguez en los Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Ahora, 60 años después que Fidel prohibiera la práctica del pugilismo profesional en la isla, la Federación Cubana de los puños suscribió un convenio con la empresa mexicana Golden Ring Promotions para promover al campo rentado a los mejores peleadores amateurs de la actualidad.

Paradójicamente, Fidel era una gran aficionado al boxeo, pero prefirió impulsar el pugilismo amateur para potenciar la representación e imagen de Cuba como país en los Juegos Olímpicos y competiciones similares. Ello posibilitó que sugieran estrellas del cuadrilátero como Teófilo Stevenson y Félix Savón,

Sin embargo, la medida produjo que otros grandes peleadores se fueran de La Habana para proyectar sus carreras en el extranjero. El manager Gerardo Saldívar garantizó que en el nuevo plan los boxeadores contratados por la empresa no deberán radicarse en México para desarrollar su actividad rentada.

La anécdota de Fidel Castro y Muhammad Alí

“Podrán entrenarse en La Habana y viajarán para tomar parte de las carteleras profesionales”, aseguró, poniendo el 20 de mayo como fecha para el estreno de las estrellas cubanas en Aguascalientes, donde estarán los campeones olímpicos Julio César La Cruz, Arlen López, Roniel Iglesias.

Una pintoresca anécdota de 1996, producida durante la visita humanitaria de una delegación de la Cruz Roja a Cuba, refleja la pasión de Fidel por el boxeo. El gran ídolo Mohammad Alí integraba el grupo y se hizo famosa una foto suya intentando noquear al líder caribeño: “¡Golpéame aquí, dale”!, le dijo sonriente Castro poniendo su mentón para que el exastro simulara un gancho. Al fin, la integración de los púgiles cubanos al profesionalismo podría simbolizar, para los antiguos adherentes al régimen, un duro nocaut para las ideas de Fidel sobre la pureza del deporte...

<b>“El deporte no es un instrumento más del mercado de lucro de promotores y toda la fauna de parásitos que se alimentan del esfuerzo del atleta”. (Fidel Castro)</b>

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último