Noticias

Banco Central elevó la tasa de interés a 8,25%: es el mayor nivel en 14 años

Debido a la evolución de la inflación y “sus perspectivas de corto plazo”, el consejo del ente monetario incrementó la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 125 puntos base, superando las expectativas de los operadores financieros que esperaban un aumento de 100 pb.

Por unanimidad, el Consejo del Banco Central de Chile acordó incrementar la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 125 puntos base para dejarla en 8,25%.

Se trata del mayor nivel de la TPM desde septiembre 2008. La decisión fue tomada durante la tercera Reunión de Política Monetaria del año de la entidad y supera las expectativas de los operadores financieros, los que pronosticaban un alza de 100 pb.

En un comunicado, el Banco advirtió que la inflación de marzo fue significativamente mayor a lo previsto en el último IPoM, donde “la variación anual del IPC (Índice de Precios al Consumidor) subió a 9,4%”.

“Resaltó el alza de los precios de los alimentos —subyacentes y volátiles—, de los precios de los combustibles y de algunos ítems puntuales. Las presiones inflacionarias internas se han visto incrementadas por las alzas de los precios internacionales de la energía y los alimentos, la depreciación del tipo de cambio y los sostenidos problemas de suministro global”, añadió.

La entidad monetaria advirtió que dicha situación “intensifica los riesgos del escenario inflacionario, por lo que el Consejo ha decidido un aumento de la TPM que la sitúa en torno al borde superior del corredor de tasa del último Informe. Una nueva evaluación de la trayectoria de la política monetaria se realizará en el próximo IPoM”.

Respecto al panorama internacional, el organismo presidido por Rosanna Costa aseguró que “la inflación mundial ha seguido aumentando y los bancos centrales han intensificado el retiro de los estímulos monetarios”.

“Esto se ha dado en un escenario en que los precios de las materias primas y los alimentos se han mantenido elevados y en que los confinamientos en China han puesto presiones adicionales sobre la recuperación de las cadenas de suministro global. Las perspectivas de crecimiento mundial para este año se han ido ajustando a la baja, acercándose a los valores previstos en el IPoM de marzo. Esto, en medio de una incertidumbre que se mantiene alta a causa de la invasión de Rusia a Ucrania y de señales de preocupación en torno a la actividad en China”, complementó.

Luego explicó que “los movimientos de los mercados financieros globales han estado mayormente determinados por los riesgos asociados a la velocidad con la que los principales bancos centrales retirarían los estímulos monetarios, en particular la Reserva Federal de Estados Unidos. En este contexto, desde la Reunión anterior, las tasas de interés de largo plazo aumentaron en diversas economías, las bolsas descendieron y el dólar se apreció a nivel global, todo esto en un ambiente de mayor volatilidad financiera”.

De esta manera, señaló que el mercado financiero nacional “fue parcialmente afectado por estos desarrollos”.

“En el último mes, la paridad peso/dólar se depreció de modo importante y las tasas de interés de largo plazo (BTP-10) aumentaron. A su vez, el IPSA disminuyó y el premio por riesgo soberano (CDS) aumentó. En cuanto al crédito, el desempeño de las colocaciones continúa reflejando un dinamismo acotado en las diferentes carteras. Este panorama es coherente con el mayor costo del crédito, condiciones de acceso más restrictivas y una actitud más cauta de los demandantes, como lo recoge la información cualitativa recopilada en el Informe de Percepciones de Negocios de mayo”, consignó.

Respecto a los últimos Imacec publicados, el BC señaló que “la actividad habría crecido 7,9% en el primer trimestre de 2022, algo por sobre lo estimado en el IPoM, principalmente por el resultado de marzo. Por el lado de la demanda, los indicadores de corto plazo muestran que el consumo sigue resiliente, mientras que la inversión se debilita. En esta última, si bien las importaciones de capital permanecen elevadas, la mayoría de los indicadores asociados a la construcción han continuado decayendo y la información de los catastros se revisa a la baja para el período 2022-2025″.

Además, apuntó a que “en el mercado laboral, el aumento del empleo se ha ido ralentizando desde fines del año pasado, en un contexto en que distintos indicadores dan cuenta de una demanda menos dinámica y una oferta que, aunque con alguna mejoría, sigue acotada. Las expectativas de consumidores (IPEC) y empresas (IMCE) han seguido deteriorándose”.

Finalmente, el Banco Central informó que la minuta correspondiente a esta Reunión de Política Monetaria se publicará a las 8:30 horas del viernes 20 de mayo, mientras que la próxima reunión se efectuará el martes 7 de junio de 2022.

Tags

Lo Último


Te recomendamos