Noticias

La música pudo más que el fútbol: Mayne-Nicholls se proyecta con su primer disco en Estados Unidos

Eric Mayne-Nicholls ya tiene su álbum de estreno en el folk mientras se perfecciona como guitarrista y cantautor en Chicago, consciente de que “desde niño preferí la música a la pelota”.

.

A los 21 años, Eric Mayne-Nicholls dio el valioso primer paso de su naciente carrera musical en Estados Unidos, impulsado por una vocación que definitivamente desplazó el sello futbolero que caracteriza –casi por osmosis- a los cinco hijos del expresidente del fútbol chileno. “Siempre me gustó más la música que la pelota”, confiesa.

El joven se radicó hace poco tiempo en Chicago para estudiar música y perfeccionar su pasión por la guitarra y el bajo, una transmisión genética que él reconoce como herencia familiar: “Mi mama es más cercana al tema, pero no tengo familiares músicos. Solamente un bisabuelo que tocaba el acordeón”.

Eric es el cuarto hijo de Harold Mayne-Nicholls y Eugenia Fernández y su gran salto lo tiene ahora instalado con toda la emoción y los sentidos puestos en el álbum “Bucket of rust, blood and tears”, su gran orgullo para proyectar una carrera que lo motiva. “Llevo tocando el bajo hace unos doce años y luego partí con la guitarra. Posteriormente empecé a escribir canciones y me enfoqué definitivamente en la música”, cuenta telefónicamente desde Chicago.

Antes del viaje, Eric grabó íntegramente el disco en un estudio habilitado en su casa en Santiago y ahora cosecha los primeros elogios por su talento.

.

En la huella de Vedder y Dylan

Mayne-Nicholls recuerda “que llegué hace un tiempo con el objetivo de encaminarme en la música y a mejorar con cantautor. Dentro de mi grado, mi idea es especializarme en la composición”, detalla entusiasmado. Reconoce que el propósito es proyectarse en Estados Unidos “porque fundamentalmente mi música está en inglés y eso hace bastante sentido. Mi estilo es como el folk o rock alternativo y se parece de cierta manera a la que hacen artistas famosos como Eddie Vedder o Bob Dylan”.

Another Day, Depresion Motel y Run Away son algunos de los temas de un disco que –explica- “trata de los errores, con la idea de que la música no tiene que ser perfecta sino real para ser escuchada. Se basa harto en los sentimientos, especialmente los más tristes y melancólicos. El tono se nueve bastante en esas ideas, sobre todo en la pena, que es uno de los sentimientos más profundos de las personas”, asegura Eric. Lejos de una cancha, al fin, el artista busca cimentar con conocimientos y nuevas creaciones una carrera que -confía- logre transformarse en un “golazo” que celebrará casi como una tradición familiar...

Tags

Lo Último


Te recomendamos