Noticias

“Las personas van a la cárcel y no se rehabilitan, sino que salen peor”: Ángela Vivanco, ministra vocera de la Corte Suprema

“Las cárceles son escenarios donde muchas veces se producen agresiones entre las personas que están presas”, aseguró la magistrada.

Santiago, 12 de abril de 2022.
La ministra vocera de la Corte Suprema, Ángela Vivanco, realiza punto de prensa presencial en el Salón de Honor, para informar las principales decisiones del pleno del máximo tribunal y analizar diferentes temáticas de actualidad.
Jonnathan Oyarzun/Aton Chile
Ministra vocera de la Corte Suprema realiza un punto de prensa 12/04/2022 Santiago, 12 de abril de 2022. La ministra vocera de la Corte Suprema, Ángela Vivanco, realiza punto de prensa presencial en el Salón de Honor, para informar las principales decisiones del pleno del máximo tribunal y analizar diferentes temáticas de actualidad. Jonnathan Oyarzun/Aton Chile (JONNATHAN OYARZUN/ATON CHILE/JONNATHAN OYARZUN/ATON CHILE)

La ministra vocera de la Corte Suprema, Ángela Vivanco, analizó la actual situación de nuestro país con respecto a las altas cifras de delincuencias, la prisión preventiva y la realidad en las cárceles en Chile.

PUBLICIDAD

En el punto de prensa, la magistrada fue consultada por las críticas que hay sobre las sentencias de los tribunales, esto a raíz de que algunos imputados no quedan en prisión.

“Hace ya muchos años en Chile, el tema de las cárceles es un tema muy complejo. Las personas que terminan en la cárcel no se rehabilitan, sino que salen peor. Y las cárceles son escenarios donde muchas veces se producen agresiones entre las personas que están presas. En consecuencia, el sistema carcelario es un tema sobre el cual como país nos tenemos que preocupar”, contestó de entrada.

Posteriormente, afirmó que “ha habido avances desde el punto de vista de infraestructura en las cárceles concesionadas, pero no es con mucho la solución del tema carcelario. En esas condiciones, hay que tener presente además que la justicia actual está asociada  a un proceso penal que, sin duda, tiene un corte garantista”.

Asimismo, ejemplifica que “a quienes vimos el proceso penal antiguo, la persona iba presa si o si. Se pasaba a veces dos años presa esperando juicio y se le condenaba a una pena de 541 días, por lo cual la condena era menor que el tiempo que había pasado preso”.

Tras esta comparación, la vocera del máximo tribunal explicó que: “Este sistema tuvo un vuelco muy importante. Y hoy el sistema procesal penal es garantista. ¿Qué significa esto? Que la prisión preventiva se considera última ratio, no primera línea. En consecuencia, cuando se piden cautelares a propósito de la persona que ha sido detenida, es muy importante la evaluación que hace el Ministerio Público sobre la cautelar que solicita”, recalcó la magistrada.

“Por otra parte, el propio sistema penal establece que hay casos donde no procede la prisión preventiva, mandatoriamente por la ley. Por ejemplo, delitos que van a tener finalmente una condena muy baja. En consecuencia, no es resorte de los jueces ni su voluntad ir dejando a todas las personas detenidas presas porque ni lo solicita el Ministerio Público ni la ley lo admite tampoco”, señaló.

PUBLICIDAD

“Luego, si nosotros como país queremos pensar en otro modelo distinto, ese otro modelo requiere reformas legales, que le den más amplitud a esta posibilidad, pero también una implementación carcelaria que indique que esto no sea para que terminen más intensamente asociados con la criminalidad”, apuntó.

Por consiguiente, Vivanco enfatizó en que “la situación de que todos vayan presos no es la solución del país; tampoco se trata de que las personas queden impunes. Porque no se trata de una línea a la otra en los extremos. Se trata de que encontremos soluciones racionales. Y las soluciones racionales no van por considerar que todos deban ir presos, sino que por bajar la criminalidad desde el inicio, preventivamente”.

Finalmente, la ministra vocera de la Corte Suprema afirmó que “hoy si uno dice ‘es recomendable que las personas queden presas”, no lo es. Salvo que sean personas de extrema violencia o que comprometan seriamente lo que es la seguridad de la sociedad. No es recomendable, porque significa más incremento en la criminalidad”, concluyó.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último