Noticias

“Mamita, perdóname”: pareja de pololos mató a un auxiliar de 58 años para robarle el celular

La mujer admitió el crimen a su madre a través de una llamada telefónica.

Reportaje de 24 horas | TVN

Un brutal asesinato cometió una pareja de pololos en un paradero ubicado en los límites de la comuna de San Joaquín y La Granja.

Los particulares tortolitos, que llevan un año de relación se fueron en contra de un auxiliar de aseo de 58 años de nombre Camilo Cares. El hombre se encontraba esperando la micro a las seis de la mañana cuando fue atacado por la pareja, quienes intentaron robarle su celular.

“Fue terrible. No fue solo una puñalada, le pegaron en la cabeza, en el estómago, lo apuñalaron en el estómago. Se ensañaron con él, una persona que no se lo merecía”, contó la hermana de la víctima a  24 Horas.

Asimismo, otro familiar del auxiliar afirmó que los delincuentes “no se conforman con quitarle las pertenencias a una persona, sino que también se dan el lujo de quitarle la vida”.

Sobre el crimen

La inspectora Valeria Alarcón, de la BIRO Sur de la PDI, también habló con el canal de televisión, en donde contó más antecedentes de la pareja: “El día del hecho, esta pareja sale directamente en búsqueda de una posible víctima. Ellos se conocen aproximadamente hace un año, comenzaron esta relación sentimental y se levantaban frecuentemente en horas de la madrugada a buscar posibles víctimas”.

Asimismo, el fiscal Alexis Aguilar, de la Fiscalía Metropolitana Sur, detalló parte de la declaración de los presuntos culpables, asegurando que “ambos refieren haber estado bajo la influencia de las drogas, haber estado consumiendo drogas en un domicilio cercano, que es donde habitaban, y salir de ahí en busca de una víctima para lograr obtener dinero o especies para vender y seguir consumiendo drogas”.

En el registro compartido por el mismo medio, se puede ver a los antisociales caminando tranquilamente tras cometer el delito e incluso revisaron el teléfono de la víctima.

“Estoy presa por robo con homicidio”

Aunque estuvieron tres meses prófugos de la justicia, finalmente la policía pudo dar con su paradero.

Posteriormente, la mujer acusada del asesinato, Natalia Miranda, reconoció el delito a su madre mediante una llamada telefónica.

Mamita, perdóname. Te amo. Estoy presa por robo con homicidio. Robé y estuve ahí en la causa”, dijo la acusada.

Posteriormente, la madre le preguntó: ¿A quién mataron, Natalia?”, a lo que Natalia respondió: “A un caballero”.

Natalia, por qué no me hiciste caso”, la retó su progenitora.

Ambos imputados se encuentran en prisión preventiva y arriesgan una pena de presidio perpetuo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos