Noticias

¿Por qué las películas ya no son sexys?

A medida que la industria cinematográfica evoluciona, parece que los estudios ya no invierten en producciones eróticas, lo que se traduce en una falta de escenas sensuales en la gran pantalla. Metro explora las razones de este cambio y descubre por qué hay más sexo que nunca en la televisión.

Pelicula erótica en Netflix
Situación Según los expertos, el auge de los servicios de streaming y el impacto de la pandemia de COVID-19 en la asistencia a las salas de cine han provocado un cambio en la forma en que los estudios enfocan sus producciones. (Cortesía)

La industria cinematográfica ha experimentado cambios significativos en los últimos años. El auge de los servicios de streaming y el impacto de la pandemia del COVID-19 en la asistencia a las salas de cine han provocado un cambio en la forma en que los estudios enfocan sus producciones.

PUBLICIDAD

Esto ha dado lugar a una gama más amplia de géneros y temas, desde películas indie a documentales de conciencia social, ganando tracción.

“Se ha producido un cambio en el gusto y las preferencias del público con respecto a las películas. El público busca historias más complejas, centradas en los personajes, que exploren temas como la identidad, la política y las cuestiones sociales. Esto ha provocado un descenso en la popularidad de las comedias románticas tradicionales y las producciones tórridas que dependen en gran medida del atractivo sexual”, explica a Metro Shahnawaz Sadique, editor y fundador de TheViralPink.Com, un sitio web dedicado a la cobertura de noticias sobre tecnología, juegos y entretenimiento.

Según los expertos, esta evolución puede atribuirse a una mayor conciencia y respeto de los límites personales, así como a un creciente reconocimiento de la necesidad de retratos más diversos y matizados de las relaciones humanas en la pantalla.

“Los cineastas han respondido haciendo hincapié en conexiones emocionales más profundas entre los personajes y explorando una gama más amplia de temas y argumentos, contribuyendo en última instancia a un paisaje cinematográfico más rico y variado”, declaró Neil Chase, cineasta independiente, guionista galardonado y novelista.

Y añadió: “La evolución de la industria no sólo refleja el cambio de las normas sociales, sino que también demuestra un compromiso con la creación de contenidos significativos e impactantes que resuenen en el público contemporáneo”.

Al mismo tiempo, a medida que nuestra sociedad se ha ido abriendo y aceptando el debate sobre la sexualidad, ha aumentado el apetito por contenidos que reflejen estas actitudes en evolución. Esto ha dado lugar a un gran número de programas de televisión y producciones en streaming que abordan diversos aspectos de la sexualidad, las relaciones y el deseo.

PUBLICIDAD

“La intensa competencia entre las plataformas de streaming las ha llevado a buscar contenidos que destaquen y generen expectación, a menudo en forma de temas controvertidos o provocativos. Como resultado, vemos un número cada vez mayor de programas que incorporan contenido sexual como medio para llamar la atención, suscitar conversaciones y, en última instancia, impulsar la audiencia”, concluye Chase.

Metro habló con Anna Smith, crítica de cine residente en el Reino Unido, para saber más.

“La pandemia de COVID-19 acortó el plazo entre los estrenos en salas y el streaming. También retrasó la producción de muchas películas. Por otra parte, estamos viendo los resultados de un mayor impulso a la diversidad y la representación tanto delante como detrás de la cámara. Pero queda mucho camino por recorrer”

—  Anna Smith, crítica de cine residente en el Reino Unido

ENTREVISTA

Anna Smith, crítica de cine británica

¿Se ha producido un cambio en el gusto/preferencias del público con respecto a las películas?

—Después de la pandemia de COVID-19, ha sido más difícil tentar al público a volver al cine para ver algo que no sea una superproducción ineludible. Me viene a la cabeza Top Gun: Maverick. Sin embargo, el público del cine de autor ha seguido valorando la experiencia de la gran pantalla. Creo que algunos echaban de menos la sensación de comunidad que se siente al ver una película con otras personas.

¿Por qué cada vez vemos menos producciones ardientes de gran presupuesto en la gran pantalla?

- La pornografía está fácilmente disponible en Internet, lo que sin duda es un factor que ha influido en las últimas décadas. Quizá en parte por este motivo, el thriller erótico pareció pasar de moda en la década de 2000, pero podría decirse que está volviendo un poco. Las películas de superhéroes, que atraen a un amplio abanico de edades, parecen ser un valor seguro para que los estudios ganen dinero. Las escenas de sexo suelen aparecer más en películas de intriga y dramas dirigidos a adultos, que suelen tener un presupuesto medio o bajo. Los dramas de prestigio que son " carne para los Oscar” podrían ser la excepción, y es cierto que últimamente el sexo parece ser un tema menos recurrente en ellos, a diferencia de los días en que Atracción fatal, Relaciones peligrosas y LA Confidential eran nominadas a los Oscar.

En su opinión, ¿por qué hay más sexo que nunca en televisión/streaming?

- Las plataformas de streaming muestran contenidos que no requieren la inversión que supondría un estreno en cines. Y siempre hay un cambio gradual en lo que se considera aceptable en términos de contenido sexual. También estamos viendo, espero, más contenidos que exploran el placer femenino, en lugar de las escenas de sexo del pasado. Esto es algo que celebramos en el podcast Girls On Film, con nuestro premio al Mejor Orgasmo Femenino. Así que no es sólo televisión.

¿Qué podemos esperar en el futuro?

- Espero que sigamos viendo representaciones más responsables y auténticas del placer sexual que reconozcan una serie de puntos de vista y experiencias: es mucho más erótico cuando parece real y no cae en clichés anticuados. Creo que esto puede ocurrir tanto en la pequeña como en la gran pantalla.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último