Noticias

¿Está Irán al borde de otra revolución?

Irán se enfrenta a crecientes desafíos económicos y a un descontento generalizado de la población con el gobierno, lo que hace posible otra revolución. Metro averigua qué podría contribuir a tal acontecimiento y qué esperar en el futuro.

Según los expertos, la revolución en Irán acabará produciéndose porque la población, muy joven, lleva tiempo descontenta con el opresivo régimen clerical. Pero el movimiento necesita conseguir un liderazgo y empezar a convertir algunas de las estructuras de gobierno y seguridad a su causa.

El régimen clerical iraní navega por aguas difíciles. Está lidiando con los efectos económicos de las continuas sanciones, las secuelas del conflicto entre Ucrania y Rusia en la región, y lidiando con la competencia más amplia entre Estados Unidos y China, así como con la continua hostilidad de Estados Unidos. Al mismo tiempo, se enfrenta a las quejas generalizadas de los iraníes. A los mayores les preocupa sobre todo la economía y su capacidad para dejar un futuro mejor a sus hijos. Mientras que a los jóvenes les preocupan especialmente el empleo, la movilidad social y el régimen jurídico islámico, sobre todo porque oprime a las mujeres.

El gobierno local ha respondido a estos desafíos aumentando las prestaciones públicas y las pensiones, reprimiendo las protestas y trabajando para reforzar la lealtad de los militares y los funcionarios del Estado. Pero la situación general sigue siendo tensa. Según los expertos, un error político, como el aumento del precio del combustible en 2019, u otra muerte muy visible e injustificada como la de Mahsa Amini, podría desencadenar otra ronda de protestas aún mayor. Y eso podría desembocar en otra revolución en el país.

“La legitimidad del régimen ha sido ampliamente cuestionada. Es difícil saberlo con certeza, pero las oleadas de protestas procedentes de todos los sectores de la sociedad iraní en los últimos cinco años sugieren que el régimen se mantiene en el poder principalmente por su control económico, su capacidad coercitiva y la lealtad de los militares, no porque la mayoría del pueblo crea en él y lo apoye”, explicó a Metro Jack A. Goldstone, investigador de Política Púbica del Woodrow Wilson Center de Washington.

Ivan Eland, investigador principal y director del Center on Peace & Liberty del Independent Institute, añadió que el actual movimiento de protesta comenzó porque una mujer kurda perteneciente a una minoría murió a manos de la policía de la moralidad por no llevar un hiyab adecuado. Pero el movimiento se amplió gradualmente para incluir a otros grupos además de las mujeres. Hombres y otras minorías se involucraron.

“Es difícil predecir en cualquier nación cuándo se producirá la revolución. Podría tratarse de otra oleada de protestas iraníes sin revolución, como ha ocurrido en otros países en los últimos tiempos. Pero la composición y el tamaño de las protestas podrían ser un signo de esperanza. Algunas personas piden un cambio de régimen”, afirmó.

Eland concluyó: “Las repetidas oleadas de protestas masivas de las últimas décadas indican un gran descontento subyacente en gran parte de la población iraní. Es probable que estas protestas continúen y luego se disipen con la opresión del régimen. La Revolución se producirá cuando el movimiento de oposición consiga un liderazgo efectivo y las fuerzas de seguridad iraníes empiecen a unirse a la oposición, algo que aún no ha sucedido. Además, la muerte del anciano ayatolá Jamenei puede abrir una vía para que todo esto ocurra”.

Metro habló con Jack A. Goldstone para saber más.

La situación actual es cambiante. Otra oleada periódica de protestas masivas tiene que inquietar al régimen clerical. Hay un movimiento contra la religión entre la gente. También hay una revulsión contra la opresión del Estado, especialmente en los ámbitos religioso y social


—  Ivan Eland, director del Centro para la Paz y la Libertad del Instituto Independiente

ENTREVISTA

Jack A. Goldstone, investigador de Política Pública del Woodrow Wilson Center, Washington, D.C.

¿Por qué se cree que Irán está al borde de otra revolución?

—Se cree que Irán está al borde de otra revolución debido a las repetidas muestras de protesta y resistencia por parte de amplios sectores de la población. Pero la protesta es un preludio de la revolución, no la revolución en sí misma. Para ello se necesita una organización y unos líderes que sirvan como foco de la oposición.

¿Qué opina del levantamiento más reciente?

- El movimiento de protesta de las mujeres, inspirado por la trágica muerte de Mahsa Amini, se acabó en gran medida con una oleada de represión. El régimen ha señalado que no cederá ante estas protestas, y decenas de miles de personas han sido encarceladas. Por tanto, la revuelta actual no lleva a ninguna parte.

Sin embargo, cada protesta de esta envergadura es un ensayo y un mensaje de que una vasta reserva de descontento está a la espera de los movimientos del régimen. Cualquier signo importante de debilidad -una crisis económica que el régimen no pueda controlar; el fallecimiento inesperado del Líder Supremo y una crisis de sucesión en lugar de una instalación sin problemas de un nuevo líder; o un desacuerdo político importante dentro de la cúpula política- podría iniciar otro levantamiento que podría ser aún más difícil de controlar.

¿Cree que podríamos asistir a otra revolución en Irán?

- Por supuesto. La gente pensaba que nunca habría una revolución en un país comunista; sin embargo, surgieron en Checoslovaquia en 1968, en Hungría en 1956 y, finalmente, en Polonia en 1989 y luego en el resto de Europa del Este y la URSS. La gente pensaba que nunca habría una revolución en las dictaduras árabes arraigadas, como las de Túnez, Libia y Egipto, donde los gobernantes llevaban décadas sin ser cuestionados. Sin embargo, en un año todos habían sido expulsados del poder. Por tanto, siempre existe la posibilidad de una revolución en los Estados autoritarios. Si pierden su legitimidad ante la población y su capacidad de mando sobre el ejército para reprimir la protesta, ésta puede desbordar a cualquier régimen. Irán no es una excepción. ¿Qué probabilidades hay de que esto ocurra hoy? Baja: el ejército permanece leal y ninguna crisis ha demostrado debilidad o divisiones fatales entre los líderes clericales de Irán. ¿Qué probabilidad hay de que ocurra dentro de seis meses o un año? Es imposible saberlo. Las condiciones en Irán son tensas y difíciles para el régimen. Pero el régimen tiene un liderazgo y una organización fuertes; la oposición no tiene ni lo uno ni lo otro. Mientras sea así, la revolución sigue siendo una posibilidad, pero no un acontecimiento probable.

Si ocurre, ¿qué podría cambiar para el mundo?

- Una revolución en Irán probablemente instauraría un régimen más laico. Pero podría no ser más prooccidental. Irán ha sufrido muchos perjuicios por parte de Occidente, desde el apoyo estadounidense a Sadam Husein en la guerra Irán-Irak hasta la imposición de estrictas sanciones por parte de las últimas administraciones. Así que, aunque las implicaciones serían enormes para el pueblo iraní, que tendría libertad para configurar la sociedad iraní sin las estrictas normas islámicas del régimen actual, no es mucho lo que podría cambiar para el mundo en general.

¿Qué cabe esperar en el futuro?

- Tensión e incertidumbre. De lo único que podemos estar seguros es de que la situación en Irán no es estable y de que el rechazo al régimen es generalizado y va en aumento. Sin embargo, el abismo entre la antipatía generalizada y el cambio de régimen es enorme. Podría superarse en dos semanas, o no superarse en absoluto. Las revoluciones no se producen según un calendario planificado, como las vacaciones. Recordemos que incluso Lenin, pocas semanas antes de la Revolución de Febrero, decía a sus colaboradores que su generación podría no vivir para ver la revolución que se avecinaba en Rusia. Espero que en esta década se produzcan cambios importantes en el régimen actual. Pero no puedo decir si será una revolución repentina o un compromiso y una reforma negociados, y si ocurrirá en un año o en diez.

CIFRA

84 años tiene Ali Jamenei, el actual líder supremo de Irán.

Tags

Lo Último


Te recomendamos