Noticias

Diminutas partículas de plástico llegan al cerebro humano

Un equipo de investigadores descubrió recientemente que las partículas de plástico pueden penetrar en el cerebro humano a través de la ingestión de alimentos e incluso bebidas. Metro investiga la situación

Cerebro

Es bien sabido que el plástico puede encontrarse en las aguas del planeta, en las ciudades y en el interior del cuerpo de algunos animales. Sin embargo, recientemente se ha descubierto que este material puede llegar incluso al cerebro humano.

Un estudio realizado en un modelo animal con administración oral de microplásticos y nanoplásticos (MNP) -en este caso, poliestireno, un plástico muy utilizado que también se encuentra en envases de alimentos-, determinó que pequeñas partículas de estos materiales pueden llegar al cerebro a través de envases de alimentos o líquidos.

Dirigido por Lukas Kenner, del Departamento de Patología de MedUni Viena y del Departamento de Patología de Animales de Laboratorio de Vetmeduni, y Oldamur Hollóczki, del Departamento de Química Física de la Universidad de Debrecen (Hungría), el equipo de investigación pudo determinar que las diminutas partículas de poliestireno podían detectarse en el cerebro apenas dos horas después de su ingestión.

El mecanismo que permitía a estos plásticos atravesar la barrera hematoencefálica era desconocido hasta entonces para la ciencia médica. Hollóczki explicó que descubrieron que una estructura superficial conocida como corona biomolecular era crucial para que las partículas de plástico pasaran al cerebro:

“La barrera hematoencefálica es una importante barrera celular que impide que patógenos o toxinas lleguen al cerebro. El intestino tiene una pared protectora similar (barrera intestinal), que también puede ser traspasada por los MNP”.

Los autores del estudio creen que el mecanismo recién descubierto por el que las nanopartículas rompen las barreras protectoras del organismo puede hacer avanzar decisivamente la investigación en este campo.

“Con ayuda de modelos informáticos, descubrimos que una determinada estructura superficial (corona biomolecular) era crucial para que las partículas de plástico pudieran pasar al cerebro”.

—  Oldamur Hollóczki, profesor del Departamento de Química Física de la Universidad de Debrecen (Hungría).

Pero no sólo están implicados los alimentos sólidos, sino también los líquidos: cualquiera que beba los 1,5 a 2 litros de agua diarios recomendados en botellas de plástico acabará ingiriendo en el proceso unas 90,000 partículas de plástico al año.

Los efectos de las partículas de plástico sobre la salud se están investigando intensamente. Ya se ha relacionado la presencia de MNP en el tracto gastrointestinal con reacciones inflamatorias e inmunitarias locales y con el desarrollo de cáncer.

“Para minimizar el daño potencial de las micropartículas y nanopartículas de plástico para los seres humanos y el medio ambiente, es crucial limitar la exposición y restringir su uso mientras se siguen investigando los efectos de las nanopartículas de plástico”, concluye Lukas Kenner.

Posibles daños causados por la presencia de partículas de plástico en el cerebro

Las partículas de plástico podrían aumentar el riesgo de:

-Inflamación

-Trastornos neurológicos

-Enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson

+90,000

partículas de plástico al año ingerirían quienes beben los 1,5 a 2 litros de agua al día recomendados en botellas de plástico.

Entrevista

Dr. Lukas Kenner profesor del Departamento de Patología de MedUni Vienna y del Departamento de Patología de Animales de Laboratorio de Vetmeduni, Austria

P: ¿Cómo empezó a estudiar la posible presencia de partículas de plástico en el cerebro?

- Como patóloga, mi curiosidad se vio impulsada por la posible relación entre los microplásticos y el cáncer. Los microplásticos se componen de moléculas orgánicas que, por tanto, es probable que interactúen con las células humanas. Sorprendentemente, descubrí que existía un vacío considerable en la comprensión científica de cómo los microplásticos pueden afectar a la salud, especialmente en lo relativo al cáncer. Esta falta de información aumentó mi preocupación y me motivó a explorar los posibles peligros para la salud asociados a los microplásticos.

P: ¿Cómo pueden entrar estas partículas en el cerebro?

- Hasta hace muy poco, se creía que los microplásticos no podían entrar en el cerebro. Nuevas pruebas lo desmienten. Ahora hemos descubierto que diminutas partículas de plástico (hechas de poliestireno) pueden entrar en el cerebro de ratones en tan sólo 2 horas. Las partículas microplásticas son muy pequeñas y parece que, debido a su tamaño y propiedades, pueden superar la barrera hematoencefálica.

P: Háblenos más sobre la ingesta de alimentos y su relación con las partículas de plástico.

- La ingesta de alimentos desempeña un papel importante en la forma en que las partículas de plástico pueden entrar en nuestro organismo, incluido el cerebro. Los microplásticos, que son partículas diminutas de plástico de menos de 5 mm, pueden introducirse en la cadena alimentaria a varios niveles. Pueden contaminar las fuentes de agua, ser ingeridas por la vida marina y acabar en los alimentos que consumimos. Por ejemplo, se han encontrado microplásticos en el pescado, el marisco e incluso la sal. Cuando consumimos estos alimentos contaminados, también ingerimos las partículas de microplástico. Recientemente, nosotros y otros hemos descubierto que, dentro de nuestro cuerpo, estas partículas pueden viajar por el torrente sanguíneo y llegar a varios órganos, incluido el cerebro. Estas partículas microplásticas pueden sortear la barrera hematoencefálica rodeándose de moléculas de colesterol, actuando esencialmente como “caballos de Troya”. Así pues, la ingesta de alimentos es una de las principales vías por las que los microplásticos entran en nuestro organismo y acaban llegando al cerebro. Esto subraya la importancia de reducir la contaminación por plásticos y garantizar que nuestras fuentes de alimentos estén tan libres de microplásticos como sea posible.

P: ¿Cómo protegernos?

- Es esencial protegernos a nosotros mismos y al medio ambiente reduciendo la contaminación por plásticos y la absorción de microplásticos. Aún no existe una estrategia general, pero elegir artículos reutilizables en lugar de plásticos de un solo uso, eliminar adecuadamente los residuos y apoyar políticas que reduzcan la contaminación por plásticos sería el primer paso. Participar en limpiezas comunitarias y mantener una dieta equilibrada también puede ayudar a reforzar nuestras defensas contra estas partículas nocivas. Además de estas medidas, es importante filtrar el agua del grifo, mejorar la calidad del aire interior y evitar los productos de cuidado personal que contengan microplásticos. Manténgase informado sobre las últimas investigaciones sobre microplásticos y adapte su estilo de vida en consecuencia. Dado que un estudio reciente mostró un alto porcentaje de desgaste de los neumáticos de los coches asociado a la contaminación por microplásticos, sería importante intentar reducir el uso del coche, especialmente en zonas densamente pobladas como las ciudades, así como la velocidad y el peso de los coches. Tomando estas medidas, podemos ayudar a limitar los microplásticos en el medio ambiente y salvaguardar nuestra salud.

Tags

Lo Último


Te recomendamos