Noticias

Revelan más secretos, manías y “locuras” de la vida de Marcelo Bielsa a la chilena

Periodista español lanzó un libro luego de investigar y recopilar información sobre los cuatro años en que el exitoso entrenador que llevó a la “Roja” al Mundial desarrolló su fructífera labor en nuestro país.

.

Marcelo Bielsa vivió cuatro años en Chile y su notable trabajo como entrenador para llevar a la Roja al Mundial de Sudáfrica lo convirtió en una figura consagrada por esa veneración popular que sólo puede exacerbar el fútbol. Trece años después del regreso a su estancia de Rosario y hoy entregado a la conducción de Uruguay, el Loco conserva su perfil de personaje metódico, obsesivo y huraño que generó tanta admiración en los tiempos en que vivía en el complejo Pinto Durán, iba a la feria de Quilín y manejaba un modesto Tida, fomentando ese aura casi de monje tibetano en comisión de servicio lejos del Himalaya.

Si alguien creía que ya se dijo y contó todo sobre Bielsa, el periodista español Carlos Serrano tiene una percepción distinta que plasmó en su libro “Bielsa, los años chilenos (2007-2011)”, presentado por editorial Planeta como “un viaje emocionante a través de testimonios que revelan la complejidad y el legado perdurable en Chile de un verdadero genio del fútbol”.

Tras su investigación para construir el relato, el periodista de Reuters hoy confiesa que “mi mayor temor era que todo el mundo me había comentado que hay una barrera de silencio, que Bielsa valora mucho la lealtad en la amistad y la gente no quiere hablar”.

Como método, dice Serrano, “me convertí en un coleccionista de titulares relacionados con él, y un día pensé que detrás de cada uno había una historia interesante”. Su exploración apuntó a buscar a aquellas personas que eran realmente cercanos a Bielsa, desde el verdulero de Pinto Durán hasta algunos periodistas… Y es que después de la renuncia de Bielsa como repudio a la elección de Sergio Jadue, a Chile llegaron incontables técnicos con el cuestionable antecedente de haber sido “ayudantes” o funcionarios adjuntos al entrenador.

La vida social del “Loco”

El autor asegura que su libro delinea “un Bielsa que no tiene nada que ver con el Bielsa público. Lo que me cuentan es un tipo hilarante, divertido, que le gustaba la vida social”.

Tras su rastreo, sostiene que el libro “aborda el mito de que era casi un monje, que solo estaba en Juan Pinto Durán. Había meses completos en que se iba a Rosario, a ver a la familia. También sus hijas y su esposa venían de cuando en cuando. Había mucho trabajo por su parte, sí, pero tenía vida social. Iba mucho al teatro y era apasionado del cine”.

Además, cree que “entre los amigos tenía más periodistas de lo que parecía, aunque públicamente le costaba hablar con ellos”. Varias publicaciones ya recogieron las facetas ocultas del entrenador, pero a Serrano le sorprende un aspecto: “Él tiene una capacidad de subir a la gente al barco, que a lo mejor no cree en él y sabe insuflarle la confianza en sí mismos. Bielsa objetivamente es capaz de sacar petróleo de una piedra”, sostiene.

Como otros, el escritor intentó entrevistar a Bielsa, pero chocó con la puerta de su ostracismo cultivado como sello propio: “Está más iracundo que nunca con estas peticiones”, afirma.

El libro refresca episodios memorables, como cuando envió al frutero de Macul vestido de gala a representarlo para recibir un premio del Círculo de Periodistas, o la invitación al canchero de Pinto Durán en la delegación a Sudáfrica y tantos otros que sustentan el mito del profesor extravagante…

Tags

Lo Último


Te recomendamos