Tecnología

Elon Musk se une a científico y advierte sobre el ‘peligro global’ de los vehículos eléctricos

Básicamente, podríamos quedarnos sin electricidad.

La compañía actualmente tiene fábricas en Alemania, China y Estados Unidos. (AP/Especial)
Tesla. La compañía actualmente tiene fábricas en Alemania, China y Estados Unidos. (AP/Especial)

Vivimos en una época globalizada en la que la mayoría de nuestros hábitos diarios incluyen el uso de electricidad. Y si bien podría parecer un recurso inagotable, Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, se sumó a las advertencias de un destacado científico argentino sobre un inminente desafío global: la potencial escasez de electricidad.

PUBLICIDAD

¿La razón? Mientras la demanda de energía eléctrica crece exponencialmente, debido en parte a la creciente popularidad de los vehículos eléctricos y los avances tecnológicos, la infraestructura actual lucha por mantener el ritmo, lo que plantea un sinfín de riesgos en cuanto a sostenibilidad energética.

ARCHIVO - Vehículos Tesla están alineados en una playa de estacionamiento en la fábrica de la empresa en Fremont, California, 18 de setiembre de 2023. El conflicto laboral en Tesla de Suecia se ha extendido a Dinamarca, donde el sindicato de los transp AP (Noah Berger/AP)

¿El mundo se quedará sin electricidad?

Primero hubo escasez de chips de red neuronal. Después, el problema de la disponibilidad estuvo en los transformadores reductores de voltaje. Esta sucesión de acontecimientos me lleva a pensar que el próximo problema será la falta de electricidad”, declaró Elon Musk en medio del Bosch Connected World.

Aquellos dichos se suman a los del físico argentino Juan Carlos Bolcich, quien indicó en 2021 a un portal local que “la electricidad no debería llegar a ser más del 50% de la energía que se puede generar directamente, porque el problema es la red eléctrica.

“Por más que tengamos grandes tendidos eléctricos de alta tensión, éstos son como una avenida. Cuando el tránsito es mayor a la cantidad de autos que pueden circular, la avenida queda angosta y el tránsito se frena. Con la electricidad pasa lo mismo. Por eso los autos eléctricos enchufables no son el futuro”, apuntó el visionario científico.

En ese contexto, Noruega, país líder en ventas de vehículos eléctricos, ya está lidiando con la actual y creciente demanda eléctrica. También Países Bajos, donde Stedin, principal distribuidor eléctrico neerlandés, calificó dicha situación de “insostenible”, con ciudades como Utrecht ya sobrepasando la capacidad de su red.

Y de acuerdo a Musk, este problema trasciende Europa, impactando también a Estados Unidos, donde el auge de centros de datos, criptominería y la expansión de la inteligencia artificial aumentan la presión sobre una infraestructura eléctrica que siempre ha sido frágil.

PUBLICIDAD

“El crecimiento simultáneo de la movilidad eléctrica y de la IA está creando una demanda excesiva de generación de energía eléctrica”, sentenció el magnate.

Elon Musk - Electricidad | Composición
Elon Musk - Electricidad | Composición

¿Qué dice la ciencia?

De partida, un reciente informe del New York Times subraya cómo esta creciente demanda está desafiando la capacidad de las redes eléctricas y comprometiendo los objetivos climáticos globales.

La solución, según Musk y expertos, podría requerir una expansión significativa de la generación eléctrica, recurriendo a fuentes menos ecológicas ante la urgencia de la demanda.

En tanto, el físico argentino Juan Carlos Bolcich sugiere la diversificación de las fuentes de energía y el uso inteligente del hidrógeno para almacenamiento y generación eléctrica.

Los autos eléctricos no reemplazarán completamente a los autos a combustión, porque las autopistas por las que viaja la electricidad no darán suficiente respuesta. Esos motores podrán ser eléctricos a través de pila de combustible de hidrógeno, pero ahí habrá un desecho que es la batería. En cambio, el hidrógeno a inyección directa, permitirá mantener los motores a explosión, solo que el gas que combustione será hidrógeno y lo que saldrá por el caño de escape, será vapor de agua y no gases de efecto invernadero”, indicó el experto.

Por ahora el desafío queda en manos de la industria automotriz y los planificadores urbanos, quienes desde ya deberían reconsiderar estrategias de electrificación y movilidad que no sobrecarguen la infraestructura eléctrica existente.

Archivo - Tendido eléctrico, a 31 de diciembre de 2022, en Barcelona, Cataluña (España). El precio de la luz para los clientes de tarifa regulada vinculados al mercado mayorista ha cerrado 2022 en 209,4 euros por megavatio hora (MWh) de media, por lo q David Zorrakino - Europa Press - Archivo (David Zorrakino - Europa Press/Europa Press)

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último