Los presidentes de Chile y Bolivia, Michelle Bachelet y Evo Morales respectivamente, comentaron este lunes la eventual demanda paceña por el uso de las aguas del río Silala, con declaraciones a la prensa practicamente en el mismo momento.

En primer lugar, la Mandataria se refirió en La Moneda al mencionado tema, indicando que "el pueblo de Chile rechaza unido este nuevo acto poco amistoso. El gobierno de Bolivia ahora alega ser dueño de recursos hídricos que son compartidos. Las aguas del Silala fluyen por una ley muy simple: la ley de gravedad".

Asimismo, aseguró que "en caso que Bolivia materialice su demanda, Chile va a contrademandar", recalcando que "ejerceremos todas las acciones necesarias para proteger nuestra soberanía nacional".

Apenas minutos después, Morales respondió a Bachelet, enfatizando que  "que yo sepa no se puede ejercer soberanía sobre algo invadido, robado".

El líder paceño indicó además que este martes su país demostrará que "el Silala no es un río internacional".

Las palabras de ambos mandatarios causaron debate en las redes sociales, generando diversos comentarios en Twitter.

PUB/CM