“Satisfactorias” y “razonables” fueron algunos de los calificativos que usaron en la Unión Demócrata Independiente (UDI) al conocer las declaraciones de la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti, quien –de visita en nuestro país– se refirió a la solicitud de extradición que pesa sobre el ex integrante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, Sergio Galvarino Apablaza, quien es requerido en Chile por el crimen del fundador de la UDI, el senador Jaime Guzmán. 

Tras reunirse con el presidente del Senado, Patricio Walker, la vicepresidenta Michetti afirmó que “la idea es incluso poder, en el caso de que veamos que esto no tiene ninguna inconveniencia en términos jurídicos y legales en la Argentina, llegar a la extradición”. 

Además, sostuvo que “sabemos que es un tema que para los chilenos es muy importante (...) por eso que lo queremos solucionar, porque para nosotros lo más importante es estar bien con ustedes, tener una relación de país a país de la mejor que podemos tener (...) Con ese sentido, con ese objetivo, la extradición de Apablaza tiene que ser un tema a consideración, porque necesitamos solucionar esta problemática”, sostuvo. 

Al respecto, el presidente de la UDI, senador Hernán Larraín, afirmó que los dichos de Michetti son “razonables” y que “demuestran voluntad de avanzar en un estado de derecho democrático”. 

En este sentido, el parlamentario expresó su confianza en que la decisión del gobierno argentino “será favorable, debido a que la Corte Suprema ya autorizó la extradición de Apablaza. Creemos que ese es el requisito principal que debe regular las extradiciones para evitar otras connotaciones de carácter político, como lo que ocurrió durante el gobierno anterior, de Cristina Fernández”. 

A su turno, el diputado Issa Kort –quien ha formado parte activa del equipo UDI que realiza distintas gestiones en torno al caso Guzmán- destacó que “valoramos la buena disposición que expresó la vicepresidenta de Argentina, en particular porque evidencia la forma en que ambos países entendemos este proceso: como un tema país, con el máximo respeto a las relaciones bilaterales, sin espacios para rencillas políticas que nada tienen que ver con la búsqueda de justicia que queremos frente al asesinato del senador Guzmán”. 

“Nos parece que la disposición expresada por la vicepresidenta argentina a revisar la situación de Apablaza constituye un nuevo paso para alcanzar la justicia que buscamos frente al crimen que terminó con la vida del senador Guzmán e incluso puso en jaque el retorno a la democracia”, finalizó Kort. 

PUB/VJ