logo
Entretenimiento
Francisco Saavedra / Captura de Canal 13Francisco Saavedra / Captura de Canal 13
Entretenimiento 28/05/2021

Pancho Saavedra y la homosexualidad: “Yo soy hoy un ciudadano de clase B”

Pancho Saavedra, conductor de Lugares que hablan, explicó su reticencia: “Me asusté porque te da miedo que hasta te peguen en la calle”.

Por : P.P.M.

Pancho Saavedra, el conductor de Lugares Que Hablan, fue el entrevistado de este jueves 27 de Martín Cárcamo en De tú a tú de Canal 13. La entrevista se realizó en la casa de los padres de Saavedra en Curicó. Ahí habló de la homosexualidad y las dificultades que encontró en la sociedad e incluso en su familia.

“Yo soy hoy un ciudadano de clase B. Tú tienes derecho a casarte y yo no. Entonces tú tienes más derechos que yo”, dijo Saavedra. Le contó además que cuando estaba por casarse con su marido, con quien lleva 3 años, tenía muchos miedos. “Tenía miedo de que me echaran del canal, o que el público me dejara de querer o que los auspiciadores se fueran. Ha sido todo lo contrario. Nunca he ocultado quién soy, pero nunca lo he andado pregonando”.

También dijo que él quiere ser padre y quiere casarse por la Iglesia. De lo primero añadió que “algún día, más temprano que tarde, para que no se me pase el tren. Pero falta tanto en este país. Para que una pareja de dos hombres pueda llegar a adoptar va a ser imposible. Tengo el suficiente amor para criar niños. Creo que sería un gran papá y yo sé que mi marido sería un gran papá”.

Y en cuanto a la Iglesia, Pancho Saavedra dijo: “Yo me quiero casar por la Iglesia, pero ahora la Iglesia no lo permite. El Papa se mandó un discurso que desilusionó a mucha gente”. De todas maneras, reveló que su ceremonia fue conducida por el sacerdote jesuita Felipe Berríos.

Pancho Saavedra de joven

En cuanto a cómo fue descubriéndose, Francisco Saavedra le contó todos los obstáculos que encontró. “Todo parte por el Colegio donde yo estudié. Estudié en el Instituto San Martín, de los hermanos maristas. La educación católica puede llegar a ser un poco castradora con respecto a los momentos de vida en que uno se encuentra”.

Luego siguió con la familia. “Esta estructura como patriarcal, con un abuelo muy chapado a la antigua, es una estructura rígida. Mi tía que se cortaba el pelo era un tema. Él siempre apoyaba. Pero era un tema. Mi abuelo murió a los 80. Al final de la vida tengo la sensación que miró el mundo con otros ojos. Creo que jamás me habría atrevido a decirle quién realmente era. Al final recibí un apretón de manos como diciendo “dale con todo y sé feliz”.

También de cómo descubrió las cosas en Santiago, cuando fue a la universidad. “Yo creo que yo no cachaba para dónde iba la micro. Estaba haciendo la vida del deber ser. Cuando yo empiezo a darme cuenta de quién soy –siempre lo supe- … cuando salgo del colegio y me voy a Santiago ahí me doy cuenta de que hay un mundo nuevo”.

Le cuenta a la familia

Saavedra le dijo luego que “hay adolescentes que pueden tomar decisiones tan duras como matarse, como el suicidio. Así ha pasado porque no logran vivir la vida que tienen que vivir. Yo sentía que los iba a defraudar”. Entonces él le contó a su tía Violeta. “Le dije ‘Viole’, ‘Usted no me diga nada mijito. Si yo sé perfectamente quién es usted’”.

Ahí sintió la brutalidad de la homofobia. “Yo no podía ser quién era. Me daba mucho miedo que mis compañeros me rechazaran. En la sala donde yo estudié volaban las tallas homofóbicas. Las tallas sexistas”.

Entonces, le dijo a Cárcamos que las cosas tampoco han cambiado tanto. “Sepamos el país en el que estamos, pues Martín. Ni siquiera se ha aprobado el matrimonio igualitario. Ni la adopción homoparental. Estamos en un país tercermundista”.

Y luego le contó a sus padres. “Cuando le conté a mi mamá fue como… ella me dijo ‘llegaron a la carnicería de tu papá a contarla y a preguntarle que alguien había dicho que a lo mejor tú erai gay’. Como… Sí. Mi mamá me dijo ‘lloré un día completo y cuando pasó ese día me di cuenta de que eras el mismo que ayer’. Ahí yo empecé a sentirme más resuelto”.

Por qué hablar

Pancho Saavedra le dijo por qué hablaba ahora. “Tenía muchas dudas de darte esta entrevista. Porque hace como un mes le di una entrevista a la Angélica Castro en la radio Agricultura. Y cuando empiezas a leer lo que la gente comenta y que de los 100 comentarios 40 eran ‘maricones asquerosos’, ‘esto es Sodoma y Gomorra’. A ti te da miedo”.

“Me asusté porque te da miedo que hasta te peguen en la calle”, dijo.

Y también recordó qué le dijo su padre cuando él le contó que se iba a casar con Coke. “Yo llegué a la casa un día y como que mi mamá se lo esperaba. Me pasó una cosa heavy. Mi papá quedó de una pieza. Qué van a decir mis amigos. Pero le dije que no hiciera pucheros. Soy el mismo que hace un minuto atrás. La primera pregunta que me hizo fue ‘alguien abusó de ti’. Le dije que no, que se quedara tranquilo”.

Cuando le pregunto si sale a la calle tomado de la mano, Saavedra dijo “en Santiago no poh. Si aquí no se puede. Anda a andar de la mano. Salimos. Si no hay ningún problema. Hacemos una vida plena. Pero en Chile hoy no puedes salir… si a ti te gustara un hombre tú no podrías salir de la mano sin someterte a el escrutinio de la gente o sin someterte a una agresión”.