logo
Entretenimiento
 /
Entretenimiento 10/06/2021

Fernando Solabarrieta habla de su salida de TVN por excesos: “En ese momento entendí que tenía un problema”

“No debí haber ido. Salió todo mal. Cometí una inmensa irresponsabilidad”, dijo Solabarrieta por salir al aire tras haber bebido alcohol.

La noche de este miércoles, Fernando Solabarrieta e Ivette Vergara, por primera vez, mostraron su casa en televisión en “De tú a tú”.

Uno de los temas que trataron junto a Martín Cárcamo fue la salida del periodista de TVN. En 2015, Solabarrieta deja el canal, para luego regresar en el 2020, año en el que nuevamente lo deja.

“Lo de TVN es una historia más profunda”, declara Fernando. “Yo fui de los que me divertí mucho”, incluso su señora correteaba a sus amigos, hasta que entendió que la mala influencia era él.

“Llegó un momento en que ya casado, con hijos, logré cambiarlo, pero no totalmente. Había siempre un momento en el año, en mi vida, donde yo pasaba el límite, me excedía. Pensé que no tenía un problema porque era súper esporádico, pero lo tenía. Y cuando sucedió lo de TVN, que fue eso, una irresponsabilidad, un exceder el límite. Además, querer responder cuando no debía, cuando debía haberme excusado”. Era su último día, antes de vacaciones, pero no recordó que ese viernes le tocaba salir en vivo en el noticiero central, por lo que él ya estaba celebrando.

No debí haber ido. Salió todo mal. Cometí una inmensa irresponsabilidad. Me disculpé con un canal que adoro. Y en ese momento entendí que tenía un problema y que me tenía que hacer cargo de ese problema. Hacerme responsable de esa situación. A partir de ahí inicié un proceso de autoconocimiento, de reflexión”. Se fue de TVN entendiendo que lo que había pasado era muy grave. Habló con Ivette, con sus padres y pidió ayuda.

Fernando Solabarrieta

“Soy la misma persona, uno no cambia totalmente, pero te das cuenta que hay cosas en tu vida que ya no son graciosas, que ya no son un carrete, son una irresponsabilidad, un exceso”, y añade que “lo que yo puedo entregar con mucha honestidad es un testimonio de que hay que hacerse cargo de esas cosas, no tenerles miedo, y trabajarlas en un proceso, sentarse y sacar tu mi*rd* de adentro. Cuando uno llega a esos excesos es porque algo en tu vida está pasando y en algún momento te quieres anestesiar. Y una de las cosas que he aprendido es que yo no puedo lidiar con mi pena, me cuesta mucho y la bloqueo, la esquivo, la evado. Y cuando ya no puedo más con la pena, sin saberlo porque es un proceso inconsciente, llega el momento de anestesiarme (…) Soy un gran evasor de la pena, y hoy día la transito para que no se me acumule y salga con furia como un volcán a través del esto (y muestra un vaso). Tú me entiendes”.

Concluye que “es un trabajo largo, arduo, pero es hermoso. Es volver a reinventarte en la vida. Es simplemente trabajar en mí y hacerme responsable de mis cosas y no generar tristeza y dolor a la gente que tú quieres por alguna situación en donde no tengas control y excedas los límites y seas un pelotudo. No quiero más eso, me hacía mal”.