logo
Entretenimiento
 /
Entretenimiento 01/09/2021

Daniella Campos va a Corte Suprema porque exmarido puso una cámara oculta en su casa para buscar pruebas en juicio por tutela de su hija

Daniella Campos mantiene litigios por divorcio y la tutela de la menor, donde busca eliminar las pruebas presentadas por su exesposo.

La Corte Suprema acogió un recurso de protección presentado por Daniella Campos en contra de su esposo, a quien acusa de haber vulnerado sus derechos de integridad psíquica, honra, vida privada e inviolabilidad de su hogar, luego de instalar una cámara oculta en su habitación.

La periodista, según informó radio Bío Bío, se encuentra tramitando el divorcio y la tutela de la hija de ambos, luego que ambos se separaran de hecho a mediados del año pasado.

Campos acusa que ella y su hija fueron grabadas sin su consentimiento por parte de Esteban Caldentey, quien presentó dicho material audiovisual en el Juzgado de Familia de Colina, como parte del juicio por la custodia de la menor. Un registro que fue admitido por el juez titular Sergio Ojeda Aguilera, también señalado en el libelo presentado por la modelo ante la Corte Suprema.

En el recurso presentado el pasado 9 de agosto por una de las gemelas Campos se establece que su pareja busca “acreditar y premunir de pruebas ilegítimas un proceso de divorcio culposo y tratar de desacreditarme en mi rol de madre frente a los distintos organismos que están a cargo hoy en día de la protección de nuestra hija”.

El litigio de Daniella Campos

También se argumenta en el documento que la modelo, durante los ocho años de matrimonio, interrumpidos el año pasado con la separación de hecho de ambos, fue “víctima de reiterados episodios de violencia psicológica y económica por parte de su marido, lo que derivó en violencia cruzada”.

En ese contexto es que la periodista señala que el 29 de agosto del año pasado Caldentey se fue del hogar que compartían, pero que con el paso del tiempo las disputas entre los dos, en vez de disminuir, aumentaron al punto de recibir “amenazas respecto de la tuición de la menor” que la obligaron a cambiar las chapas de la vivienda.

Sin embargo, meses más tarde, y en el “momento en que Campos estuvo internada en una clínica producto de una intervención quirúrgica que tuvo que realizarse”, su marido consiguió entrar al hogar donde -asume- pudo instalar la cámara.

“Es en este minuto cuando el señor Caldentey, aprovechando mi estadía en la clínica, saltó el muro perimetral de mi casa, echando a las personas que yo había elegido para que se quedaran al cuidado de mi hija mientras estaba ausente; y es en este tiempo antes que yo retornara a mi hogar cuando él aprovechó de instalar cámaras que filmarían y grabarían mi vida en mi dormitorio, baño y closet”, indica parte de la querella presentada por la figura pública, donde se cuenta que recién este año pudo detectar el aparato en el interior de su casa.

Los argumentos de Campos para acusar a su exmarido

Los registros que presentó Caldentey ante el juez Ojeda fueron admitidos como prueba en el juicio por la tuición de la hija de ambos, ya que en ellos se puede deducir que Campos habría maltaratado verbalmente a su hija.

Es por ello que finalmente los abogados de Campos decidieron recurrir de protección ante la Corte Suprema para objetar la resolución inicial del Juzgado de Familia, que acogió en primera instancia el reclamo de Caldentey.

Una resolución que el máximo tribunal pidió a la Corte de Apelaciones revisara para determinar si la captura de dichos videos vulnera las garantías fundamentales indicadas en el artículo 20 de la Constitución.