Uno a uno de la U: La desastrosa tarde de Jara marcó al perdido equipo de Hoyos en el Monumental

El equipo azul no tuvo puntos altos en el partido contra Colo Colo, con referentes como el seleccionado haciendo fácil la tarea de Paredes y compañía en Pedrero.

Por El Gráfico Chile

La Universidad de Chile nuevamente fue víctima de la maldición del estadio Monumental donde perdió ante Colo Colo por 4-1 y extendió a 17 años sin victorias en sus visitas al clásico rival, mostrando rendimientos individuales muy bajos que fueron aprovechados por el efectivo equipo que lideró Esteban Paredes.

Johnny Herrera: El símbolo de la U recibió toda la presión del público desde que entró a la cancha y pese a tratar de liderar a su equipo fue víctima de los errores de sus compañeros. No tuvo acción en un primer tiempo en el que recibió dos goles, misma situación del segundo tiempo pudiendo hacer más en las definiciones de Paredes.

Matías Rodríguez: Era el encargado de abrir la cancha y por momentos ensayó buenas proyeccciones que nunca tuvieron un buen final. Su dupla con Caroca no funcionó y nunca cumplió con los cruces para ayudar a sus centrales.

Christian Vilches: El ridículo que hizo en el tercer gol de Esteban Paredes es una postal de su bajo nivel. El defensor central jugó cargado por la derecha y no demostró seguridad para cubrir los contragolpes de Colo Colo, fueron fundamentales sus imprecisiones en la salida, además se cayó en el gol de la apertura de la cuenta que hizo el Tanque, dejando a su arquero a merced de la eficacia del goleador.

Gonzalo Jara: El peor de la cancha. Nunca se afirmó en el pasto del Monumental generando desconfianza a sus compañeros de zaga. Tuvo muchos errores en la salida y una desastrosa marca en el gol de Jaime Valdés. Su nivel preocupa de cara a las Clasificatorias rumbo a Rusia 2018.

Jean Beausejour: Tampoco pudo ayudar a su defensa ante el asedio de los contragolpes albos, además de equivocarse en un momento clave del partido perdiendo la pelota en el mediocampo y propiciando el primer gol de Colo Colo. Su rendimiento creció en la faceta ofensiva recibiendo los pases de Lorenzetti y Pizarro, aunque no pudo profundizar ni conectarse con Mauricio Pinilla.

Lorenzo Reyes: Uno de los mejores dentro del desconcierto azul, por su despliegue y ganas. Sin embargo, su desorden propició que Colo Colo tuviera vía libre para contragolpear con mucho espacio.

Rafael Caroca: Jugó por derecha pero pasó inadvertido cuando tenía la difícil misión de cortar y generar fútbol por esa banda. Le quedó grande el clásico contra su ex club siendo superado constantemente por los volantes albos.

Felipe Seymour: Descolocado en la mayoría de los 45 minutos que estuvo en cancha, pasando todo el partido mirando a Jorge Valdivia por la espalda. Su exuberancia física no fue el remedio para parar el talento del Mago y Jaime Valdés.

Gustavo Lorenzetti: Bien en la posesión desde el inicio, aunque sus trazos largos no fueron eficientes buscando a Pinilla como su único argumento. Le hicieron faltas que significaron tarjetas amarillas en contra de Orellana y Baeza, pero nunca fue una preocupación para los defensores del Cacique.

Sebastián Ubilla: El delantero aportó en una faceta muy distinta a lo que le pide la gente, recuperando balones, pero sin aportar desbordes ni encarar a los defensores rivales. Terminó saliendo reemplazado por su irrelevancia ofensiva.

Mauricio Pinilla: No estuvo fino en la asociación con sus compañeros, pero con su primer gol desde que regresó al club de sus amores puso a la U a tiro de cañón para tratar de empatar. En el segundo tiempo casi ni la tocó pese a que la U basa su juego en buscarlo. Bajo, pese a la motivación.

Ingresaron desde la banca:

David Pizarro: Entró a tratar de manejar la pelota e imponer respeto pero de entrada se enfrascó en una pelea con Jorge Valdivia. Tras el encontrón aportó en la posesión y el orden, además de remates de distancia que de todas formas no fueron peligrosos para Agustín Orión.

Isaac Díaz: Muy activo desde su ingreso aunque no contó con opciones claras de gol. Fue víctima de el desconcierto de sus compañeros que no se organizaban tras los goles de Colo Colo.

Iván Rozas: Ingresó para tratar de abrir la cancha en la parte final del partido, aunque no fue relevante y también cayó preso de la desconfianza general.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo