El largo vínculo que une a Sporting de Lisboa con Chile

Los Leones han mirado a Chile en más de una oportunidad y han obtenido gratos resultados. Su primera ligazón con nuestro país fue cuando Fernando Riera dirigió en la temporada 1974/75

Por El Gráfico Chile
Pinilla fue clave para que Sporting de Lisboa alcance la final de Europa / imagen: AFP
El largo vínculo que une a Sporting de Lisboa con Chile

Fernando Riera en los 70', Rodrigo Tello en los 00', y Matías Fernández en los 2010'. La historia que une a Sporting Lisboa con Chile es antigua y data desde que Riera, conocido en Portugal por sus campañas en Benfica y considerado el mejor técnico chileno, tomó la dirección técnica a fines de 1974.

Pese a que en los Leones no pudo reeditar los éxitos que obtuvo con las Águilas, el técnico nacional, que sólo estuvo media temporada, donde quedó tercero en la liga lusa y alcanzó las semifinales de la Copa de Portugal, sembró su semilla en el conjunto de Lisboa.

Una semilla que años más tarde cultivaron distintos jugadores que pasaron y brillaron en uno de los clubes portugueses más prestigiosos. Una semilla que parecía muerta, pero que hoy en día tendrá una nueva posibilidad de florecer.

Hace unos días, Sporting de Lisboa firmó un contrato en Chile con la empresa Captadores Online, encargada de reflotar a juveniles que se quedaron sin posibilidad en clubes nacionales, para buscar nuevos talentos en nuestro país. Nuevos talentos que le permitan revivir las épocas donde brillaron chilenos con la camiseta de los Leones. La idea es encontrar nuevos Rodrigo Tello o Matías Fernández. Todo con la intención de nutrir a una de las canteras más codiciadas de Europa y que tiene a Cristiano Ronaldo como gran estandarte.

Los chilenos que han pasado por Sporting de Lisboa

Fernando Riera (DT, 1974/75): Avalado por sus buenas campañas con en Benfica o su paso por Porto, el considerado mejor técnico chileno arribó a Sporting de Lisboa en la mitad de la temporada 1974/75 para reemplazar a Osvaldo Silva. El Tata tomó al equipo cuando estaba en la cuarta posición y a final de año logró dejarlos terceros, además de alcanzar la semifinal de la Copa de Portugal, siendo eliminado por el Boavista.

Aunque no reeditó los éxitos que anteriormente había tenido en equipos lusos, como los dos campeonatos locales con Benfica, el técnico chileno instauró una semilla en el Sporting.

Riera es recordado en Portugal por sus campañas en Benfica, pero también tuvo un paso por Sporting de Lisboa Riera es recordado en Portugal por sus campañas en Benfica, pero también tuvo un paso por Sporting de Lisboa

Leonardo Véliz (colaborador inferiores, 1998-2000): Cuando llegó a Sporting de Lisboa en 1998, Mirko Jozic, técnico del Colo Colo campeón de la Copa Libertadores 1991, se fijó en el Pollo para que sea uno de sus ayudantes en las divisiones menores del club.

Así, el mismo año que Jozic asumió como DT de los Leones, Véliz llegó hasta Portugal para reforzar el área de formación y competición, donde estuvo hasta el 2000. Lo más destacado de su paso por el cuadro de Lisboa es haber tenido a Cristiano Ronaldo bajo su mandato.

Juan Francisco Viveros (jugador, 1997-2000): Fue la gran figura de Chile en el Sudamericano de 1997 y se consagró como el goleador de la selección que clasificó al Mundial Sub 17 de Egipto. Aunque a su alrededor tenía a jugadores como Manuel Villalobos o Milovan Mirosevic, entre otros grandes nombres, el Táctico, como fue apodado por su talento, se encargó de salir de lo desconocido para brillar con luces propias.

Pese a que en el Mundial no tuvo la misma importancia que en el Sudamericana, el formado en Huachipato fichó por el Sporting Lisboa, club que viajó hasta tierras egipcias para contratarlo cuando aún no cumplía los 18 años. El delantero no rindió al nivel de lo esperado en los Leones y pasó por varios préstamos para finalmente volver a Chile.

Aunque jugó escasos encuentros con el equipo de Lisboa, su corta participación en la temporada 1999/2000 le permitió formar parte del plantel que ganó el torneo local y la Supercopa de Portugal. Luego de eso.

Juan Francisco Viveros fue una de las promesas de la Sub 17 que llegó al Mundial de Egipto que no pudo rendir en Europa / imagen: Getty Images-FIFA Juan Francisco Viveros fue una de las promesas de la Sub 17 que llegó al Mundial de Egipto que no pudo rendir en Europa / imagen: Getty Images-FIFA

 

Mario Cáceres (jugador, 2001): Llamó la atención de Sporting de Lisboa cuando estaba en Everton de Viña del Mar e, incluso, renunció a jugar el Sudamericano Sub 20 por partir cedido seis meses a Portugal. Sin embargo, recaló en el equipo B de los lusos y recién debutó a inicios de febrero, cuando ya llevaba cerca de un mes en el Viejo Continente.

Jugó escasos minutos y no le favoreció, por ejemplo, que en la planilla hayan siete extranjeros cuando sólo podían jugar cuatro, o que su competencia sea Alberto Acosta, quien hoy en día se encuentra en el Salón de la Fama de los Leones. Tras sus seis meses a préstamo, el Petrolero volvió a Chile para recalar en Colo Colo, club que era dueño de su pase.

Rodrigo Tello (jugador, 2001-2007): Sus grandes actuaciones en Universidad de Chile y haber sido medallista olímpico en Sydney 2000 le sirvieron a Tello para partir a Sporting de Lisboa en 2001. Ahí se encontró con Mario Cáceres y con un jugador que en el futuro daría que hablar y que estaba dando sus primeros pasos: Cristiano Ronaldo.

El mediocampista se comenzó a ganar un puesto en los Leones y así se afirmó durante largos seis años en Portugal, donde obtuvo una Liga de Portugal, dos Supercopa de Portugal, una Copa de Portugal, y alcanzó una final de la UEFA Cup (hoy Europa League), donde cayeron ante CSKA Moscú.

Pese a su extenso periodo en el conjunto de Lisboa, su salida no fue la mejor. En 2007, cuando tenía que firmar la renovación, Rodrigo Tello mostró su disconformidad por el arreglo salarial que le ofrecía el club y cada vez se mostró más lejano a firmar un nuevo vínculo.

El día que tenía que firmar su nuevo vínculo, el mediocampista no se presentó a la reunión y terminó fichando por el Besiktas de Turquía, siendo declarada "persona non grata" en Sporting de Lisboa.

"El presidente del club puede decir eso, pero me quedo triste porque no sé cómo puede hacerlo (declararlo persona non grata) después de tantos años sirviendo a Sporting con toda seriedad y sin crear nunca un problema. Fui un jugador ejemplar", dijo en ese entonces y luego reconoció que debería haber reconocido abiertamente sus deseos de renovar, aunque aseguró que nunca supo que la reunión era para firmar un nuevo contrato, sino que era un chequeo médico.

Rodrigo Tello jugó una final de la UEFA Cup (actualmente Europa League) en 2004/05, donde cayeron contra el CSKA Moscú Rodrigo Tello jugó una final de la UEFA Cup (actualmente Europa League) en 2004/05, donde cayeron contra el CSKA Moscú

Pablo Contreras (jugador, 2002/03): Su buena campaña en el Osasuna le valió para ser visto por Sporting de Lisboa, club que lo compró para la temporada 2002/03. Ya como compañero de Rodrigo Tello en los Leones, el defensor volvió a demostrar un gran nivel y se consagró en el equipo titular, disputando 30 partido en la Liga de Portugal y anotando dos, además de sumar otros ocho encuentros y un tanto entre copas nacionales e internacional.

Tras su buen paso por tierras lusas, donde ganó la Supercopa de Europa, el defensor emigró a Celta para disputar la Champions League. Sin embargo, no reeditó sus anteriores temporadas y fue considerado transferible, apareciendo nuevamente el Sporting en su camino. Sin embargo, el traspaso nunca se concretó y se afirmó en cuadro de Vigo.

Mauricio Pinila (jugador, 2004/05 ): Recomendado por Rodrigo Tello, el delantero llegó a tierras lusas para la temporada 2004/05 y tuvo una destacable actuación. En la liga local, Pinilla jugó 16 partidos y marcó cinco goles, mientras que en Europa League tuvo altos y bajos, pero fue clave para que lleguen a la final que perdieron ante CSKA Moscú tras marcar el segundo gol en el 2 a 1 que consiguieron en la semifinal de ida ante el AZ Alkmaar. Luego, en la vuelta, ganaron como visita por 3 a 2 y avanzaron por los tantos de forastero.

Matías Fernández (jugador, 2009/12): Tras las escasas opciones que estaba teniendo en Villarreal, el mediocampista decide partir a Sporting Lisboa. Su decisión fue la más acertada y vivió un renacer en el fútbol europeo, teniendo su mejor época desde que dejó Colo Colo en 2006. En los Leones, el volante volvió a mostrar el juego que lo llevó al Viejo Continente siendo muy joven y sumó un total de 116 partidos en sus tres temporadas, sumando 19 goles y 18 asistencias.

Así, con el talento que desplegó, ayudó a su equipo a alcanzar la semifinal de la Europa League 2011/12 con tres goles y 2 asistencias, siendo fundamental en la vuelta de los octavos de final al marcar un gol de tiro libre ante Manchester City, que, pese a que perdieron por 3 a 2, sirvió para que avancen por los tantos de forastero.

Además de alcanzar semis de Europa League, el chileno también llegó a la final de la Copa de Portugal 2010/11 y no pudo celebrar tras caer ante Académica de Coimbra.

Matías Fernández tuvo su mejor momento en Sporting de Lisboa / imagen: Getty Images Matías Fernández tuvo su mejor momento en Sporting de Lisboa / imagen: Getty Images

Jaime Valdés (jugador, 2010/11): Además de Chile e Italia, donde estuvo largos años, el otro país donde jugó Pajarito fue Portugal. El mediocampista llegó en 2010 a los Leones y pese a que su equipo tuvo una irregular campaña, el ahora jugador de Colo Colo supo brillar con luces propias para ganarse la titularidad, sumando la menor cantidad de 40 partidos y 6 goles.

Diego Rubio (jugador, 2011/13-2015): Con escasos partidos en el primer equipo de Colo Colo, Diego Rubio partió a Sporting de Lisboa con un contrato de cinco años. Tras una buena pretemporada, el atacante rápidamente se ganó un espacio en el equipo titular, pero el único gol que anotó en diez partidos no convencieron y fue enviado al equipo juvenil.

En su siguiente temporada, ya en el Sporting B, el delantero jugó 25 partidos y anotó siete tantos. Sin embargo, siguió sin convencer y partió a préstamo a Rumania, para volver el 2015 a los Leones. Ahí nuevamente recaló en el equipo juvenil y se despachó 14 goles en 26 partidos, lo que le valió ser ascendido al primer equipo para jugar sólo un encuentro, el que no le bastó para mantenerse. Tras eso, emigró de Portugal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo