Columna: Rueda me dio vuelta, le compro

Tanto profesional como personalmente, pocas veces me he topado con tanta unanimidad respecto a un técnico, quizá sólo comparable con lo que genera Bielsa.

Por Juan Ignacio Gardella

Reconozco que cuando empezó a sonar Rueda como posible entrenador de la Roja, mi primera reacción fue negativa. Dejando en claro que, sin contar a Pellegrini, considero que no hay ningún DT nacional capacitado para comandar a la Selección en estos momentos, siempre he creído que el futbolista chileno funciona mejor con un argentino al mando, ejemplos sobran, por una cuestión de idiosincracia, de que le “compran” si tiene una propuesta seductora.

Pero a medida de que la opción del colombiano fue tomando fuerza y tuve que averiguar más sobre él, los testimonios de sus ex dirigidos y de la gente que lo conoce me fueron convenciendo de que es una excelente carta. Tanto profesional como personalmente, pocas veces me he topado con tanta unanimidad respecto a un técnico, quizá sólo comparable con lo que genera Bielsa.

En lo estrictamente laboral, es difícil encontrar adiestradores que hayan tenido éxito tanto a nivel de clubes como de selecciones. Haber clasificado a Mundiales a dos combinados sin mucha historia en esas instancias -Honduras y Ecuador han ido a apenas tres cada uno- habla por sí solo, mientras que no haberlo conseguido con su país se debe, en gran parte, a que asumió teniendo un punto tras las primeras cuatro fechas -y así y todo quedó a uno del repechaje.

En cuanto a equipos, qué decir. El Atlético Nacional tiene dos Copa Libertadores en sus vitrinas, y una fue con el caleño a cargo, y pudo haber sumado una Sudamericana, de no ser por la tragedia del Chapecoense, mientras que se validó fuera de Colombia al llevar al Flamengo, que no figuraba en el concierto continental desde comienzos del mileno, a la final del segundo torneo en importancia de esta zona del planeta.

Escarbando en su lado más íntimo, la palabra “tipazo” se ha repetido entre los entrevistados. En tierras hondureñas su legado es equiparable al bielsismo de acá -de hecho, le dieron la nacionalidad por gracia-, en suelo ecuatoriano dejó varios “viudos” y en su propio territorio muchos lo postulan como el sucesor natural de Pékerman, por lo que sería un golpe que eligiera a Chile.

Así como en su momento critiqué con dureza a Salah por la llegada de Pizzi, esta vez creo que el presidente de la ANFP va por el camino correcto. Aunque eso no asegura nada, pues habrá que ver la disposición de un camarín cada día más pesado y de unos dirigentes que suelen dedicarse a poner piedras en la ruta de tanto en tanto, pues ven al Equipo de Todos más como un botín que como la representación de nuestro fútbol.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo