El chileno Gabriel Arias y la Roja: "Trato de seguir aprendiendo y mejorando para después soñar con una posible citación"

Nacido en Neuquén hace 30 años, el meta que cuenta con nacionalidad chilena dice estar disfrutando su aventura en Unión La Calera, club con el que este sábado enfrentará a la UC, el otro de nuestro país que lo buscó en enero pasado. La Selección, la ilusión internacional con los cementeros y Sebastián Beccacece son parte de los temas que el ex Defensa y Justicia aborda con El Gráfico Chile.

Por Pablo Serey Correa

De ser número fijo y capitán del ascendente Defensa y Justicia en la Superliga transandina, a tomar el desafío del recién ascendido Unión La Calera en la Primera División de Chile. Gabriel Arias, arquero nacido en Neuquén, Argentina, decidió dejar la comodidad con la que vivía en Buenos Aires para cumplir con su viejo anhelo de jugar en el país de sus abuelos, que ahora también es el suyo, y al que podría llegar a representar, incluso, a nivel de selección.

Jorge Sampaoli lo buscó para la Roja en el 2015 y a partir de ese momento inició los trámites para conseguir la nacionalidad. Hoy, por ley, ya es chileno y, por lo mismo, sabe que puede ilusionarse, aunque asume que para ello debe seguir mejorando. En las tres primeras fechas ha mostrado un interesante nivel en La Calera, pero este fin de semana tendrá un desafío mayor: visitar al puntero, Universidad Católica, club al que estuvo cerca de llegar en enero pasado.

¿Qué te ha parecido el nivel de la Primera División de Chile?
Hay un nivel muy parejo, salvo los equipos grandes, que tienen ingresos mayores y pueden contratar jugadores de mucha más jerarquía que los otros clubes. Se intenta jugar, me ha tocado enfrentar a buenos jugadores y se ve que los técnicos plantean bien los partidos. Por lo que conozco hasta ahora, veo un buen nivel, pero también creo que esta liga puede mejorar mucho más.

¿Qué característica destacas en el fútbol chileno, según lo que te ha tocado ver?
Creo que a veces se hacen partidos muy de ida y vuelta, entonces, casi no se juega en mitad de cancha y se parte el desarrollo. Se juega mucho de un arco a otro, entonces, el equipo que encuentre esa pausa para pensar y para tratar de elaborar un poco más, es el que va a sacar mayor diferencia en el torneo.

¿Qué tan distinto es el nivel del fútbol en Chile en comparación con la Primera de Argentina?
Me parece que no está muy lejos. Si bien el fútbol argentino se ha ido emparejando hacia arriba en cuanto a los niveles de los equipos que participan, además de que permanentemente van saliendo muchos jugadores y técnicos nuevos, creo que no hay grandes diferencias con la liga chilena.

¿Por qué elegiste cambiar la Primera de Argentina por un equipo recién ascendido de Chile, como Unión La Calera?
Desde hace bastante tiempo que estaba en Defensa y Justicia y a veces uno se va acostumbrando a las cosas, y las va tomando como rutina. Desde hace tiempo que tenía ganas de venir a jugar a Chile y se me presentó lo de La Calera. Lo tomé como una oportunidad nueva, como un empezar de cero en otro país. Para mí era un desafío personal el poder demostrarme que estaba para competir en otra liga fuera de Argentina.

Llegaste tú, Pablo Alvarado, Brian Fernández, se sumó hace poco Mariano Barbieri. Parece que el plantel de La Calera está para muchas más cosas que simplemente mantener la categoría…
Fuimos todos compañeros en Defensa y Justicia y ahora nos encontramos en este club, que está apostando no solamente a alejarse de la zona del descenso, sino que queremos apuntar de mitad de tabla para arriba. El torneo reparte siete puestos para las copas internacionales y creo que manteniendo una regularidad, se puede llegar a eso.

Víctor Rivero es uno de los técnicos más jóvenes del fútbol chileno, ¿qué puedes decir de su trabajo?
Se nota que tiene un estilo y una idea, que es intentar jugar, ser un equipo corto y agresivo. Eso es justamente lo que se está usando en muchas partes desde hace un tiempo: tener equipos compactos, que todos ataquen y defiendan juntos. Víctor seguramente seguirá aprendiendo mucho más con los años, pero en el poco tiempo que llevo con él, he visto que es un gran técnico.

Jugando a buen nivel en Chile y con tu nacionalidad completamente en regla, ¿te ilusionas con la Selección?
Van solamente tres partidos, cuando pase un poco más de tiempo, ahí se podrá comprobar si mantengo un buen nivel y se verá si estoy para pelear un puesto en la Selección. Por ahora trato de vivir el día a día y disfrutar esta experiencia nueva, seguir aprendiendo y mejorando para después soñar con una posible citación.

¿Es efectivo que Sampaoli te fue a buscar para la Roja?
Me llamó uno de los colaboradores que Sampaoli tenía en ese tiempo en la Selección para comentarme que estaban buscando jugadores que pudieran nacionalizarse chilenos. Ahí se contactaron conmigo y, a partir de ese momento, empecé con todos los trámites de la nacionalización.

En Argentina te tocó trabajar con Sebastián Beccacece. Acá en Chile no le fue bien como DT de la U, pero en Defensa y Justicia tuvo una campaña histórica. ¿Qué tal esa experiencia?
Sebastián fue el técnico con mayor porcentaje de puntos obtenidos por partidos jugados en Defensa y Justicia. Hicimos una gran campaña, eliminamos a Sao Paulo de la Sudamericana, en seis meses. Si hubiera sido un torneo corto, habríamos salido segundos detrás de Boca. Es un técnico intenso, está al tanto de todos los detalles y sus colaboradores son muy vivos para el planteamiento de los partidos, en fijarse en los rivales y entregarte información. Sebastián es un gran profesional.

Se viene el partido ante la UC en San Carlos de Apoquindo, ¿cómo ven el desafío ante el puntero?
Es un club grande y tiene que apuntar a ganar todo lo que juega. Si bien no ha pasado por encima de los rivales con los que le ha tocado jugar, nosotros vamos con los resguardos necesarios, pero sabiendo que si les hacemos un partido correcto, con la menor cantidad errores y sin darles mucho la pelota, podemos traernos algo desde su estadio. Si les quitamos la pelota, porque por ahí pasa gran parte de su juego, podemos lastimarlos.

¿Hay alguna sensación especial por enfrentar al club al que pudiste llegar?
No, para nada, ya lo dije en otro momento, solamente habían preguntado por mi nombre y siempre la primera opción fue (Matías) Dituro. No hay nada en especial, es un partido más, pero por otro lado, claro que es más motivante, porque es ante un club grande, aunque no más que eso. Debemos estar concentrados sólo en nuestro trabajo.

A tus 30 años e iniciando esta aventura en el fútbol chileno, ¿de qué manera proyectas lo que se te viene más adelante en tu carrera?
Todo depende de lo que haga acá, si yo mantengo un nivel relativamente regular y bueno, creo que ahí puedo aspirar para buscar algo un poco más grande, pero trato de vivir el día a día, esto lindo que me está pasando de estar jugando acá en Chile. Lo disfruto.

Nacionalizado, viviendo y jugando fútbol profesional en Chile. ¿Cómo va esa esa vida de chileno?
Chile es un país muy lindo para vivir, muy ordenado. En mi caso, se agradece el salir un poco de la locura que es Buenos Aires, donde estaba viviendo. Me siento muy cómodo, ojalá pueda seguir muchos años más por acá. Antes de venirme a La Calera, conocía Chile por mis familiares, pero más al sur. Santiago y sus alrededores no los conocía, pero me he dado cuenta de que esta parte es tan linda como el sur.

¡
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo