Columna: Éste es el camino...

Si no patear al arco en 90 minutos en casa es la vía para superar la fase de grupos, estamos en el horno.

Por Juan Ignacio Gardella

Ya que los equipos chilenos siguen dando pena en los torneos continentales, continúan apareciendo razones por montones para explicar los constantes papelones. Que el Campeonato Nacional es malo, que los buenos se van al tiro para afuera, que nuestros mejores jugadores son viejos, que los otros países gastan fortunas, que hay que hacer de local en Santa Laura…

Como no sé el motivo principal y no creo que haya uno solo, porque considero que éste es un fenómeno multicausal, me remitiré simplemente al ámbito actitudinal de los grandes de nuestro fútbol. Porque si ellos no dan el ejemplo, qué se le puede pedir a un Wanderers que jugó la Libertadores estando en la B.

Partamos por Colo Colo, que ya debutó en la Copa. Termina el duelo ante Atlético Nacional con derrota por 1-0 y Pablo Guede avisa que “éste es el camino para pasar a octavos”. Si no patear al arco en 90 minutos en casa es la vía para superar la fase de grupos, estamos en el horno.

Unas horas más tarde, Jaime Valdés apunta en Instagram a los “chaqueteros” y luego, por la red social del pajarito, a “los comentaristas y especialistas de fútbol que hablar puras weas (sic)”. No hace falta ser un erudito en el tema para darse cuenta de que tuvo un rendimiento muy flojo contra los colombianos. Como también habría que ser ciego para no notar su importancia en los éxitos recientes del Cacique, por la cual ha sido ampliamente destacado.

Un poco de autocrítica, por favor. Quizá en Macul debieran escuchar las declaraciones al otro lado de la cordillera, como la de Lautaro Martínez, quien después de hacer tres goles en su estreno en el certamen y darle el triunfo a Racing sobre Cruzeiro, dijo que no le gustó el partido que hizo, y eso que tiene apenas 20 años. O la de Edgardo Bauza, que tras ganarle de suerte a Chile y sostener que jugaron un encuentro brillante, se fue volando de la banca de la selección argentina.

Hablando del grupo de la U, pasemos al archirrival. Más allá de la frase para la galería -una más- de David Pizarro pidiendo jugar en el estadio de Unión para que “nuestra gente meta presión”, lo que no soporto es la parada de pobre del barrio que viene instalando. Se está poniendo el parche antes de la herida, cuando ni siquiera ha debutado. Y eso que, revisando el plantel, los azules tienen más de medio equipo de futbolistas que perfectamente podrían ser seleccionados: Johnny Herrera, Gonzalo Jara, Jean Beausejour, Lorenzo Reyes, Mauricio Pinilla, Yeferson Soteldo, Armando Cooper y hasta el propio volante porteño. Varios cuadros de Sudamérica ya los quisieran tener en sus oncenas.

Si ésas son las actitudes de nuestros clubes “grandes”, ya de por sí somos los “chicos” del continente. Y los números así lo ratifican.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo