El fugaz paso de Pinilla por Vasco da Gama que terminó en el primer descenso de su historia

El delantero de la U se reencontrará con el club donde militó en el 2008, al cual defendió en apenas tres partidos. José Luis Villanueva también estuvo en el Gigante da Colina ese año y advierte: "El equipo ha cambiado mucho, aunque no cambia la pasión de la gente".

Por Álvaro Alfaro

Universidad de Chile debutará este martes en la Copa Libertadores y lo hará frente al Vasco da Gama en Río de Janeiro, a contar de las 21:30 horas. En el estreno copero de los azules, Mauricio Pinilla volverá a Brasil y se reencontrará con su ex equipo, ya que el delantero azul vistió la camiseta del Gigante da Colina en el 2008.

En el segundo semestre de esa temporada, cuando Pinilla tenía 24 años, llegó como refuerzo a un Vasco que luchaba por salir de los puestos de descenso. El delantero chileno regresaba al fútbol latinoamericano tras vestir las camisetas del Chievo Verona, Celta de Vigo, Sporting de Lisboa, Racing de Santander y Hearts, con un breve retorno a la U.

Sin embargo, el paso de Pinigol por el fútbol brasileño no fue bueno, pues sufrió una lesión que le permitió jugar sólo tres partidos en toda la temporada y el equipo terminó yéndose al descenso en aquel año, por primera vez en su historia.

El ariete fue consultado por su estadía en el cuadro carioca la semana pasada, en conferencia de prensa. "Tengo lindos recuerdos. Cuando llegué a Vasco estaba en un momento de querer relanzar mi carrera. Jugué un par de partidos bastante buenos y la intención de ellos era que me quedara, pero justo tuve una lesión muscular grande en un aductor y decidí volver a Chile a curarme. Terminé mi contrato y no llegamos a ningún acuerdo. Mi idea principal era regresar a Europa y así fue. La gente en Brasil me trató muy bien, fue una linda experiencia", rememoró.

José Luis Villanueva estuvo en Vasco en el primer semestre de ese 2008, donde anotó tres goles en cinco partidos. Si bien no coincidió con Pinilla en el equipo brasileño, sabe lo que significa jugar ahí.

"El equipo ha cambiado mucho, han pasado 10 años de ese momento, aunque no cambia la pasión de la gente. Es el segundo club de Río de Janeiro que más hinchas tiene y hay una rivalidad con el Flamengo. Se llena el estadio y lo llaman 'Calderón', como una caldera gigante, 'Caldeirao', como se dice en portugués. Todas las declaraciones de los jugadores hablan de lo importante que va a ser la 'torcida' en este caso", advierte Villagol.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo