Colo Colo saca la cabeza del agua a costa del Delfín en la Libertadores

El Cacique logró un sufrido triunfo sobre los ecuatorianos por 2-1 en Manta y siguen con vida en el torneo continental. Esteban Paredes hizo historia.

Por El Gráfico Chile

Quizá por los nervios de saber que estaba obligado a ganar para seguir con vida en la Copa Libertadores, tal vez desconcertado por el insólito retraso debido a un corte de luz, Colo Colo entró nervioso a la cancha del estadio Jocay de Manta para enfrentar al Delfín de Ecuador. Sin embargo, los albos se afirmaron pronto en el terreno de juego y, siendo superiores, terminaron imponiéndose por 2-1.

El Cacique tocó la puerta rival varias veces en el arranque del partido y sólo se vio complicado en el fondo por errores propios. Eso, hasta los 21’, cuando una buena combinación de Jorge Valdivia con Esteban Paredes acabó en un “puntete” de Jaime Valdés para poner el 1-0.

El Mago siguió manejando los hilos y, tres minutos después, habilitó al Tanque, quien le pegó al palo. Estaba al caer el segundo. Ya concluyendo la primera mitad, a los 41’, el arquero local Pedro Ortiz bajó a Valdivia en el área y el árbitro uruguayo Andrés Cunha sancionó penal. Para que el escenario fuera aún mejor para el equipo chileno, Geovanny Nazareno se fue expulsado por alegatos.

A los 45’, Paredes cobró la pena máxima, aseguró al medio e igualó a Francisco “Chamaco” Valdés como máximo artillero nacional en el certamen continental, con 20 tantos. El cuadro de Héctor Tapia se iba al descanso con un panorama ideal.

A sufrir

Pese a la inferioridad numérica, y con poco que perder, el Delfín salió con todo en el segundo tiempo en busca de un descuento que le diera vida. Así, a los 51’, Luis Luna conectó solo en el área chica y desvió de forma increíble.

Colo Colo respondió a los 63’ por intermedio de Paredes, quien remató en tres oportunidades, pero Ortiz estuvo notable para salvar su arco. Era la sentencia del encuentro.

Como el Cacique no lo definió, le tocó sufrir en el final del compromiso. Tras un centro desde la derecha, a los 79’, Luis Chicaiza fusiló a Agustín Orión para instalar el 2-1 y la incertidumbre.

Los nervios se apoderaron del cuadro albo, que, a pesar de jugar con uno más, se echó atrás. Sin embargo, los locales no estuvieron finos y perdonaron.

El Popular alcanzó los cuatro puntos, los mismos que los ecuatorianos, y ahora debe ganarle en casa al Bolívar el 15 de mayo para llegar a la última fecha dependiendo de sí mismo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo