Nico Castillo se multiplicó para vivir el Clásico Universitario mientras define su regreso a Europa

A la espera de concretar su anhelado retorno al Viejo Continente, el seleccionado nacional llegó a Las Condes para presenciar el 1-1 entre la UC y la U.

Por Pablo Serey Correa

Quiso estar en todos lados. Nicolás Castillo, quien se encuentra en Chile de vacaciones tras la eliminación de Pumas en los cuartos de final del Clausura mexicano, se multiplicó para vivir la edición 186 del Clásico Universitario en San Carlos de Apoquindo y entregar su apoyo a Universidad Católica.

El seleccionado nacional compartió con hinchas, dirigentes, jugadores y cuerpo técnico de la UC durante la intensa jornada que se vivió en la precordillera. Pese a tener un palco en el sector sur de la tribuna Sergio Livingstone, el de Renca prefirió ver el partido desde otras ubicaciones.

Durante el primer tiempo, el goleador que consiguió cuatro títulos defendiendo los colores de la Franja se instaló al centro de la tribuna Mario Lepe junto a la barra de los cruzados. Desde ahí se fundió en abrazos con los fanáticos y entonó a todo pulmón los cánticos de la popular.

Su presencia fue destacada por el locutor del estadio, lo que produjo una ovación de la hinchada. Para el segundo tiempo cambió de lugar y se trasladó al palco oficial de la tribuna Sergio Livingstone, donde se sentó junto al lesionado Branco Ampuero y compartió con los dirigentes de Cruzados, entre ellos, Juan Tagle.

Los fanáticos disfrutaron la presencia de Castillo en San Carlos de Apoquindo / Foto: Agencia UNO Los fanáticos disfrutaron la presencia de Castillo en San Carlos de Apoquindo / Foto: Agencia UNO

Al término del encuentro, como uno más del plantel, el atacante formado en las inferiores cruzadas se trasladó junto a Ampuero al camarín de la UC, para compartir con el resto de los integrantes del primer equipo franjeado y con el cuerpo técnico encabezado por el español Beñat San José.

Tras unos minutos junto al plantel en el vestuario, el bicampeón con la UC en el 2016 se retiró en solitario de San Carlos de Apoquindo, sin hacer declaraciones sobre su casi seguro cambio de equipo durante el receso mundialista. Cabe recordar que el propio Castillo avisó que no seguirá en Pumas.

Tras la eliminación de los Felinos en los cuartos de final del Clausura azteca a manos del América, el delantero de 25 años viajó a Chile para pasar sus vacaciones, mientras sus representantes (la empresa AIM) trabajan en su posible retorno al fútbol de Europa. Benfica y Atlético Madrid serían algunos de los clubes que estarían tras sus pasos.

Castillo dejó en claro que su deseo es no seguir en México y que aspira a jugar la Champions League. Pumas, que pagó 3,6 millones de euros por la totalidad de su pase a fines del 2016, habría fijado en 10 millones de dólares el precio para dejar salir al goleador chileno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo