Se armó la batalla presidencial en la ANFP: "Los que creen que sólo habrá una lista a fin de año, están fumando opio"

El grupo que apoya la gestión del directorio de Arturo Salah alzó la voz ante la moción de algunos clubes, que creen una única lista se presentará en noviembre a las elecciones.

Por Rodrigo Realpe Varela

Faltan cerca de seis meses para las elecciones presidenciales de la ANFP, y los presidentes del fútbol chileno no pierden el tiempo a la hora de organizar reuniones para analizar el presente escenario dentro del Consejo de Presidentes de cara a los comicios que marcarán el fin de la era Salah, o bien la continuación del oficialismo.

Hace unos días, la creciente oposición al gobierno de Salah dio por sentado a este medio que es probable que solamente una lista llegará a presentarse a las elecciones, dado el alto rechazo que ha generado la actual la administración entre los clubes.

Sin embargo un grupo no menor de dirigentes, adherentes al gobierno de Salah, echó por tierra la idea de la facción disidente, quienes creen que la batalla por el sillón de Quilín está prácticamente sentenciada. “Los que creen que sólo se presentará una sola lista a fin de año, están fumando opio, están locos”, asegura una alta fuente dentro del Consejo de Presidentes.

“En el Consejo existen bandos distintos, diametralmente opuestos y muy marcados. Es como si quisiera juntar a la Camila Vallejo con Hernán Larraín, es imposible. Por eso también es imposible que haya una sola lista, porque hay un grupo que va por una línea muy distinta a la que nosotros creemos”, añade la misma fuente.

Los bandos dentro del Consejo

La batalla por la presidencia de la corporación se librará entre dos grandes grupos: el G-10 y el denominado “Cartel del factoring”, que arrastra a un pequeño bando llamado “los amigos de Jadue”.

El G-10 lo integran diez clubes más Everton que quedó descolgado desde que el Grupo Pachuca asumió  el control. O’Higgins, Audax Italiano, Huachipato, Unión Española, Universidad de Concepción, Palestino, Temuco Cobresal y Santiago Wanderers conforman este grupo.

“Este grupo de clubes dio la base al actual directorio, nosotros somos la génesis. Por ende los que dicen que sólo se presentará una lista a fin de año están equivocados. Decir que en estos cuatro años todo ha funcionado como la mierda es absurdo”, dispara un dirigente desde el G10.

Enfrente está el bando del “Cartel del Factoring”, donde se ha forjado la creciente oposición al gobierno de Arturo Salah. Antofagasta, San Luis, Everton, Iquique, Copiapó, Rangers, San Marcos, Santiago Morning y Barnechea, más los votos de los tres grandes (Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica) integrarían una lista liderada por Juan Tagle, actual timonel de Cruzados SADP.

Los votos indecisos serán claves en la batalla de noviembre. En este listado asoma el grupo de los clubes que son manejados por representantes de futbolistas: Unión La Calera, Coquimbo Unido y Magallanes. A ellos se suman el resto del lote: Curicó Unido, Cobreloa, Puerto Montt, Valdivia, La Serena, Ñublense, Unión San Felipe y Melipilla.

La guerra por el sillón de avenida Quilín está desatada, incluso cuando aún no hay candidatos confirmados a las elecciones. Simplemente, el fútbol chileno…

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo