Columna: Rueda ha hecho la pega

En este año de pruebas al mando de la Roja, ha buscado ampliar la base de jugadores seleccionables para su esquema preferido de 4-2-3-1. Y el objetivo lo ha cumplido.

Por Juan Ignacio Gardella

Nos guste o no, Reinaldo Rueda ha llegado a varias certezas en este año de pruebas al mando de la Roja, donde ha buscado ampliar la base de jugadores seleccionables para su esquema preferido de 4-2-3-1. Y el objetivo lo ha cumplido, sacando el bochorno vivido contra Perú en Miami, donde la Selección mostró su peor cara desde el arribo del colombiano.

Con Claudio Bravo lesionado de gravedad, Gabriel Arias ha demostrado estar a la altura del desafío. La seguridad que transmitió al reemplazar al histórico capitán da tranquilidad, esperando que la recuperación de ambos se cumpla dentro de los plazos y que los dos estén disponibles para los retos oficiales.

En cuanto a la defensa, ha quedado claro que el equipo del entrenador cafetero jugará con dos centrales altos, aunque muchos sigan pidiendo a Gary Medel en la zaga. Guillermo Maripán y Enzo Roco corren con bastante ventaja.

Respecto a los laterales, Mauricio Isla sigue siendo indiscutible por el lado derecho. Por la banda izquierda, el técnico caleño no ha podido encontrar una alternativa confiable para Jean Beausejour, ya que Sebastián Vegas -tendrá otra oportunidad-, Miiko Albornoz, Eugenio Mena y Alfonso Parot no han convencido.

En la mitad de la cancha, el Pitbull y Arturo Vidal son inamovibles, por lo que el tercer puesto dependerá de la condición física de Charles Aránguiz, que es una incógnita. Pablo Hernández, Diego Valdés, Lorenzo Reyes y Erick Pulgar aparecen como posibles sustitutos, ante la incertidumbre que genera el no llamado de un Marcelo Díaz que no tiene símil.

Un extremo, preferentemente el izquierdo, está reservado para Alexis Sánchez. El otro es el que despierta mayores inquietudes, sobre todo considerando la fe ciega que tiene el seleccionador en Ángelo Sagal, quien seguirá siendo cuestionado mientras no se sepa la verdad en el caso de Eduardo Vargas, pintado para ese sector.

Arriba, la búsqueda del “9”, que va sí o sí en este sistema, ha sido complicada. Esto, porque la formación base de la Generación Dorada nunca estuvo diseñada para jugar con un centrodelantero fijo, que fuera a pelear mano a mano con los zagueros del combinado contrario.

Por ello, la mejor noticia para el DT en el amistoso frente a México deber haber sido el fin de la sequía de Nicolás Castillo, destinado a ser el ariete de un cuadro que tendrá que aprender a funcionar con un referente de área, ya sea arrastrando marcas o definiendo él mismo. Como el propio atacante del Benfica le explicó a este medio, hay cosas que el hincha común no ve, que van más allá de quién mete el gol.

La primera parte de la pega, Rei la ha hecho. Ahora, después de Costa Rica y Honduras, basta de experimentos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo