La renovada U se urge y sale a buscar su último refuerzo para bajar la tensión con Kudelka

Los conflictos internos con el entrenador hicieron que Azul Azul busque una opción para competir el puesto con Nicolás Oroz, quien no convence al DT.

Por Diego Espinoza Chacoff

La temporada de fichajes se ha convertido en un fuerte dolor de cabeza para la dirigencia de Azul Azul. La llegada del técnico Frank Kudelka para dirigir a Universidad de Chile a mitad de año, vino acompañada de la promesa de reestructuración de la U para la temporada 2019 y por eso, desde la gerencia deportiva, dicen haber realizado todos los esfuerzos para cumplir con la idea futbolística que busca plasmar en cancha.

"Hemos traído todo lo que hemos conversado y nos ha solicitado el técnico", dijo el encargado de las contrataciones en la U, Sabino Aguad, en medio de las convulsionadas semanas que ha tenido para cerrar el plantel, y que han incluido discusiones con el DT, tanto por el tema de los refuerzos como en asuntos administrativos. El más grave de ellos se evidenció cuando Gustavo Flores no pudo dirigir el calentamiento previo de los arqueros, antes del duelo con Melgar por la Copa Libertadores, por no tener firmado su contrato profesional con el club.

Pese a eso, la principal molestia del entrenador con la dirigencia se se produjo luego de que le comunicaran que el fichaje del puntero Jeisson Vargas estaba prácticamente finiquitado, y que por eso podría contar con él antes del debut por la Libertadores 2019. Esa promesa no se cumplió y por eso el DT pidió que se buscara un volante de enganche con mayores habilidades que Nicolás Oroz, quien no ha podido convencerlo. Ante eso, la U le ofreció a Luis Jiménez y le indicó que había muchas probabilidades de traerlo desde Palestino. Sin embargo, la operación se cayó y eso aumentó la molestia del técnico.

Como si fuera poco, la derrota 1 a 0 frente a Melgar colmó la paciencia del adiestrador argentino quien entiende que uno de sus objetivos principales es clasificar a la fase de grupos de la Libertadores. Tal como se lo hizo saber la mesa directiva de la U, quedar fuera del torneo continental significa la pérdida de US$3.550.000, sin contar las recaudaciones, y por eso, es imperioso ganar como sea a los peruanos en la llave de vuelta del próximo miércoles 13 (18:15 horas) en el Estadio Nacional.

La solución al problema de la U

A pesar de que Kudelka entendió la necesidad de un jugador que pueda aportar en la generación de fútbol para la revancha contra Melgar, en su cuerpo técnico no existe mucha confianza en Oroz para asumir la conexión del mediocampo con la ofensiva de la U. La opción de contar con el Mago Jiménez era ideal para Azul Azul, pero ahora intentará buscar secretamente un plan B. Aunque aún se barajan los nombres dentro de la comisión fútbol de la concesionaria, existen varios futbolistas que son observados hace años y con los que se podrían contactar en los próximos días.

Aunque Carlos Heller dijo que el plantel para el primer semestre de este año estaba cerrado, Aguad apela a la vivacidad que existe dentro de un período de traspasos y no descarta que pueda llegar algún nuevo jugador. Esto, pensando en poder bajar la tensión con Kudelka y así permitir que exponga su idea de juego a cabalidad en los próximos partidos.

El presidente lo dijo el plantel está cerrado pero el futbol es dinámico así que podría pasar algo pero lo que dijo el presidente es lo que vale”, manifestó con mesura el gerente deportivo de la concesionaria.

La U se complica y tensiona su relación con Kudelka, pero espera encontrar una solución que deje contento a su cuerpo técnico y no exija un desembolso económico muy grande a las austeras arcas de Azul Azul.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo