Sebastián Beccacece, el cerebro del sorprendente Defensa y Justicia: "Es único en su especie, no busca el éxito personal"

El Halcón de Varela está a un punto del líder, Racing, con tres fechas por jugarse, la última entre ambos equipos en Avellaneda. Francisco Cerro, volante del cuadro del Becca, detalla las claves del éxito, con el trabajo, el convencimiento y el físico como aspectos fundamentales.

Por Juan Ignacio Gardella

La campaña de Defensa y Justicia en la Superliga Argentina está sorprendiendo al planeta. Con un plantel sin grandes nombres, está a sólo un punto del líder, Racing, con tres fechas por jugarse, la última en Avellaneda entre ambos postulantes a la corona.

Desde Florencio Varela le explican a El Gráfico Chile las claves que tienen al Halcón peleando por un título inédito. El volante Francisco Cerro, por una lesión de ligamento cruzado, ha tenido que ver casi toda la temporada desde afuera, pero está adentro en el día a día y detalla los secretos del éxito, con Sebastián Beccacece como bastión.

“Lo principal es el trabajo”, arranca el mediocampista. “Después, hay un convencimiento total desde un principio, desde que se armó este grupo, desde el día uno, que parte desde la cabeza, que es Seba. Es alguien que te motiva a creer que todo es posible, que aún con muchísimos menos recursos que el resto de los equipos, si uno siente esto de una determinada manera y aprende a disfrutar dentro de la cancha, nada es imposible”, complementa.

Hace un tiempo, este medio conversó con el presidente, José Lemme, quien destacó lo trabajólico del Becca, algo con lo que el futbolista coincide plenamente. “Vive por y para el fútbol las 24 horas, siente esto de una forma única y así lo transmite. Su poder fundamental está en hacerte sentir y creer las mismas cosas que él, y eso es muy difícil de encontrar en un técnico y más aún transmitirlo a los jugadores”, resalta.

Además del campañón, lo que ha llamado la atención de este cuadro es su capacidad para marcar diferencias en los cierres de los encuentros. Para el jugador, no es coincidencia: “Nada está librado al azar, absolutamente todo está trabajado al detalle. Obviamente, para mantener la intensidad que se pretende, se necesita un respaldo físico y desde el día uno lo venimos trabajando. Hay mucho sacrificio en la semana, a veces los mismos entrenamientos son más intensos y exigentes que los partidos”.

Con 31 años y una carrera que presenta pasos por Quilmes, Vélez Sarsfield, la propia Academia y el Rayo Vallecano, Pancho pone al staff del ex ayudante de Jorge Sampaoli en un lugar distintivo. “Te diría que lo de Sebastián y su cuerpo técnico es único en su especie. No me he encontrado con técnicos así, pero, sobre todo, con una persona de su calidad. Constantemente está buscando no el éxito personal, sino mejorar a sus futbolistas desde todo punto de vista y al club desde todos los lugares. Eso, en un mundo quizá tan egoísta como éste, es muy difícil de encontrar”, cuenta.

Por último, el nacido en Santiago del Estero, al tanto del mal paso que tuvo el rosarino como entrenador de la U, ensaya una tesis. “Si uno quiere encontrarle alguna explicación, es que esto es fútbol. A veces, por más preparación que uno tenga, por más exigente que uno sea en el día a día, también tiene que haber una parte receptora. El jugador, para ser dirigido por él, tiene que estar abierto a un montón de cosas que tal vez no conoce y no ser escéptico, porque lo que siempre va a querer es mejorarte a ti y al club. Obviamente, está la cuota de fortuna que uno necesita para que le vaya bien, eso es inevitable”, cierra.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo