Columna de opinión: Siempre pasa algo, Colo Colo

Era un domingo para respirar y tener un par de días tranquilos en el Monumental, pero una polémica evitable se toma la pauta. Nunca hay paz en Macul, ni siquiera en los triunfos.

Por Juan Ignacio Gardella

Victoria de oro para Colo Colo en Antofagasta. Si logra zafar del descenso, se repetirá eternamente la salvada desde la línea de Maximiliano Falcón, lo mejor que les pasó a los albos en el último tiempo. Como buen uruguayo, es el alma de un equipo que hoy, más que nunca, necesita garra.

En el Calvo y Bascuñán, el “Cacique” asumió que en estos momentos debe jugar como un cuadro que está peleando por no bajar a la “B”. Con un hombre más -por una expulsión que con suerte daba para cobrar foul-, se metió atrás sin asco, saliendo Pablo Mouche para que entrara Felipe Campos. Aprendió la lección del empate ante Huachipato en el CAP de Talcahuano.

Otra buena noticia se convirtió en mala en una misma jugada. “Siempre pasa algo, Matías”, le gritó Marcelo Bielsa alguna vez a Fernández. Ayer, cuando el “Mati” manejaba los hilos y se había despachado una asistencia propia de los diferentes, se sumó a la larga lista de lesionados, todavía sin Jorge Valdivia a punto.

En lo extrafutbolístico, impresentable lo de Gustavo Quinteros, quien ya manifestó estar muy arrepentido. Cuando sus dirigidos necesitaban calma, se mandó un gesto que le traerá graves consecuencias disciplinarias. Generalmente destacado por su caballerosidad dentro y fuera de la cancha, su acción es el fiel reflejo de la tensión que ronda en el club.

Colo Colo Captura de pantalla

Era un domingo para respirar y tener un par de días tranquilos en el Monumental, pero una polémica evitable se toma la pauta. Nunca hay paz en Macul, ni siquiera en los triunfos. Siempre pasa algo, Colo Colo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo